Un ternero ciego se convierte en el mejor amigo de un pitbull que se recuperó de un duro pasado

Bien dicen que mientras más diferentes seamos, más sentimos atracción por el otro, que polos opuestos se atraen y que no hay límites para una verdadera amistad. Solo basta ver a nuestros dos protagonistas, tan distintos, pero tan sinceros que nos hace pensar en que lo normal es que todos seamos diferentes.

Los santuarios son el mejor lugar para que los más animalitos vulnerables vivan y estén protegidos.

Saving Grace Animal Society, en Alberta, Canadá, es el hogar de cientos de animalitos. Bajo su lema “¡Rescátalos a todos, grandes o pequeños!” cada día sus rescatistas llevan animales vulnerables que necesitan una mano amiga.

El santuario apuesta por encontrarles un hogar permanente a la mayoría, pero algunos se convierten en residentes permanentes.

Ambos animales pasaran el resto de sus vidas en el santuario.

Heaven, un ternero ciego de dos meses, y Sweetpea, un perrito que en su pasado era usado como cebo, se cruzaron en el santuario y ahora son amigos inseparables.

Ambos han tenido una vida muy difícil, afortunadamente fueron rescatados a tiempo y ahora disfrutan de una vida tranquila llena de aventuras.

El ternero fue rescatado de una granja lechera en Canadá.

Cuando la pequeña Heaven llegó al santuario estaba tan asustada al tener contacto con los otros animales que, sus rescatistas decidieron hacerle un corral especial en el patio trasero de la granja. Fue ahí donde conoció al perrito que se convertiría en su mejor amigo.

La adorable pitbull cuando llegó a la granja estaba muy demacrada y cubierta de laceraciones, resultado de las peleas a la que era sometida por sus antiguos dueños.

Ella ahora es la responsable de darle la bienvenida a todos los animalitos que llegan a la granja e intenta contagiarlos con su alegría.

Sweetpea es una especie de embajador en el santuario.

Ern Deems es directora ejecutiva del rescate de animales, destaca que desde el primer momento en que estos dos animalitos se vieron fue como si ya se conocieran  creando un vínculo bastante especial. Al respecto destaca:

El amor no conoce límites de especies. Cuando dos animales se pueden unir así, es bastante conmovedor”.

A este par sin duda, les encanta tomar el sol juntos y correr por los terrenos de la granja. Heaven ahora tiene un carrito personalizado para ayudarla a moverse sin chocar con todo. Aunque está aprendiendo a moverse, Sweetpea siempre está ahí para ayudarla a levantar si tropieza.

Ellos disfrutan la compañía mutuamente y no les importa las diferencias que tengan, su vínculo es tan hermoso que estamos seguros seguirán siendo ejemplos de verdadera amistad y amor incondicional.

No dejes de compartir esta nota en tus redes y hagamos viral la amistad de dos especies tan distintas que no encuentran diferencias a la hora de jugar.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!