La echan cruelmente por no poder caminar, pero es adoptada y ahora cumple la más grande misión

Por duro que pueda sonar, hay personas que parecen no tener ningún tipo de sentimiento. Pues si ya de por sí echar a un animalito a la calle para que se defienda por sí solo es algo cruel, resulta aún más si se trata de un animal con una condición especial.

Este ha sido el triste caso de Maggie, una labradora retriever negra de 5 años que fue dejada a la intemperie a las afueras de una clínica veterinaria. Aparentemente, sus dueños la habían dejado a causa de su discapacidad.

Esta perrita no podía caminar porque había sufrido una lesión en su columna.

En la clínica atendieron la atendieron y comenzaron unas terapias para reparar su lesión. Desde marzo de este año, Maggie ha estado usando una silla de ruedas especial para poder trasladarse. Poco a poco esta amiguita ha recuperado su movilidad.

«Maggie, ella no sabe que tiene una discapacidad, eso es lo increíble. Nuestro refugio de animales local la cuidó muy bien y los voluntarios estaban realmente entusiasmados con ella», dijo Tim Stoaks, presidente de Friends of Newport Beach Animal Shelter, que apoya financieramente el refugio donde cuidaron a Maggie».

Después de unos días difíciles la peludita ha logrado recuperarse y poco a poco se fue adaptando a su silla de ruedas. Así que fue trasladada al Newport Beach Animal Shelter, donde iniciaron el proceso para encontrarle un nuevo hogar.

El 9 de junio, Penny Yearsley, una bondadosa mujer concretó la adopción de Maggie después de haber conocido su historia y haber visto su fotografía en un medio local.

«Dije que ella necesita un nuevo hogar. Un hogar lleno de amor, un hogar especial y eso es lo que tenemos. Dije que si está destinado a ser, va a suceder», dijo Yearsley. 

Yearsley presentó a Maggie a su familia y la llevó a su casa en Moreno Valley, California. 

La perrita ha demostrado ser bastante cariñosa y se ha adaptado muy bien a todos los cambios, por ese motivo la familia espera que Maggie se pueda integrar a la labor altruista que desarrollan juntos.

Yearsley y su familia poseen una organización sin fines de lucro llamada Bill’s Special Kids, la cual se encarga de organizar eventos recreacionales para niños con condiciones especiales.

De allí ha partido la motivación de integrar a la perrita a las actividades.

Esta mujer tiene un sobrino con espectro autista y otro con síndrome de Down, y Maggie ha demostrado involucrarse muy bien con ambos. Debido a esta experiencia, Yeasley ha creído que el contacto de los niños con Maggie resultará favorecedor para ambos.

«Pueden decir: ‘Aquí hay una perrita con necesidades especiales. Si ella puede hacerlo, yo también puedo hacerlo'», dijo Yearsley.

Black Lab in wheelchair gets adopted and will visit children with special needs

This dog with a heart of gold has found her forever home with a family that owns a nonprofit serving people with special needs! 💖🐶https://gma.abc/2FxE1vU

Publiée par ABC7 sur Samedi 29 juin 2019

La vida de Maggie ha cambiado por completo: después de haber sufrido el rechazo y desprecio a causa de su condición, esta criaturita ha encontrado un hogar donde es realmente feliz. Además, su historia podrá incentivar a niños que atraviesen una situación similar. Seguramente con este nuevo plan, Maggie estará rodeada de muchos amigos que la llenarán de mimos y cariño.

Todos podemos hacer algo para ayudar a una animalito en mala situación. Por favor comparte esta nota y anima a tus amigos a adoptar. 

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!