Se mudan y abandonan a su perro que los espera con ilusión frente a su antigua casa

Siempre es triste ver a los perros haciendo todo lo posible por valerse por sí mismos en las calles. Algunos nacieron extraviados, mientras que otros habían vivido en un buen hogar hasta que sus dueños decidieron dejarlos.

Este perro fue víctima del abandono de sus dueños cuando se mudaron de residencia y lo dejaron allí a su suerte, vivió solo durante más de un año después de que sus dueños se deshicieron de él.

Pumba es un perro mayor abandonado sin piedad por sus dueños en su vecindario después de que se mudaron. El perro deambula con cuidado por las calles y, a veces, descansa cerca de su antigua casa con la esperanza de que sus dueños regresen.

Desafortunadamente, había sido así durante más de un año y no había señales de que los propietarios volvieran a buscarlo. Afortunadamente, algunos vecinos amables comenzaron a alimentar al pobre perro.

El perro fue hallado en el césped de la que alguna vez fue su casa

Hope for Paws se enteró de la situación de Pumba después de recibir una llamada de alguien y tomaron medidas de inmediato una vez que tuvieron un poco más de información sobre el perro. Enviaron a JoAnn Wiltz y Lisa Arturo para que se trasladaran al lugar.

Solo unos segundos después de llegar a la ubicación informada, ya tenían los ojos puestos en Pumba descansando en un trozo de césped cerca de la acera.

Esta es la historia de rescate y salvación del pequeño Pumba

Estacionaron su auto a una buena distancia de Pumba, pero el perro notó que las dos mujeres salían del vehículo. Cuando Pumba dejó su lugar, JoAnn y Lisa instalaron una jaula abierta para atraer a Pumba con comida dentro, el perro fue muy cauteloso no se dejó engañar por la jaula.

Pumba regresó al mismo lugar mientras Lisa y JoAnn esperaban pacientemente en su auto. El perro estaba encantado de ver que había comida frente a él, pero también sabía que los rescatadores estaban tratando de atraparlo en esa jaula.

No cayó tan fácilmente en la treta de la jaula

Pumba fue lo suficientemente inteligente como para no poner sus patas traseras dentro de la jaula mientras tomaba con cuidado la comida dentro. Las rescatistas no tuvieron más remedio que salir y atrapar al perro personalmente.

Les tomó un tiempo ganarse la confianza de Pumba, pero finalmente, se convirtió en un dulce perro después de darse cuenta de que ellas no le harían daño. El perro todavía tenía hambre, pero se escapó tan pronto como vio la correa en sus manos.

Sin embargo, las rescatistas no se rindieron fácilmente y lo persiguieron con cuidado por la calle. Después de pasar un tiempo persuadiéndolo, el perro finalmente aprendió a confiar en ellas y tomó libremente la comida de sus manos.

Lisa y JoAnn suavemente le pusieron la correa a Pumba y luego lo llevaron al asiento trasero de su auto. Las rescatistas se dirigieron al hospital veterinario para darle a Pumba la atención que necesitaba antes de instalarlo en un hogar de acogida.

Pumba ya se sentía protegido y era muy adorable, al perro mayor le encantaba toda la atención que estaba recibiendo de la gente del hospital, sin mencionar el hogar de acogida al que fue enviado.

El perro vivía junto a los otros perros adoptivos y era evidente lo feliz que estaba con su nueva familia. Pumba está pasando el resto de su vida como un perro mayor en un entorno amoroso y está eternamente agradecido por ello.

Ahora puede vivir sus últimos años lleno de tranquilidad

La historia de Pumba, su abandono y rescate invita a reflexionar acerca de la importancia de amar a las mascotas durante toda su vida. Compártela.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!