Esta gatita rescatada consiguió un hogar, pero su destino era permanecer junto a su mamá

Hace un par de meses, un gato y su único gatito fueron llevados a la ASPCA en Los Ángeles para tener la oportunidad de una vida mejor.

Jan, un voluntario del refugio, los acogió para que pudieran estar en un ambiente familiar hasta que apareciera la familia adecuada.

Por suerte, esta linda familia fue rescatada justo a tiempo

La gatita de 4 semanas de edad, a la que llamaron Sparrow, se aferró a su cariñosa mamá gata que atendía todas sus necesidades con gran amor.

Estaba claro que Robin, la madre de Sparrow, cuidó muy bien a su gatito, y pronto se dieron cuenta de que estaba acostumbrada al amor de las personas.

Eso les hizo pensar a los rescatistas que posiblemente Robin había tenido un hogar alguna vez, pues dejaba que tocaran a su cría y era receptiva con el cariño.

La pareja exploró alrededor de su nueva habitación en su hogar de acogida, pero siempre se mantuvieron cerca el uno del otro. Mamá Robin se acercó a su cuidadora para recibir algo de afecto, mientras la pequeña Sparrow hacía sus primeras exploraciones de gatita traviesa.

Este vídeo muestra la ternura de Robin y Sparrow

Pronto se dieron cuenta de que la madre y la hija compartían un vínculo especial. Robin se comunicaba con su gatita llamándola con adorables gruñidos y chillidos.

Cuando llegaba la hora de que Sparrow tomara un poco de leche, la madre la llamaba con un sonido especial, al cual ella acudía de lo más alegre.

Robin y Sparrow son y serán siempre inseparables

Sparrow ya había aprendido a comer comida sólida imitando a su madre, pero aun así insistió en amamantar durante todo el día. Poco a poco, Robin le mostró a su gatito cómo jugar con juguetes, y disfrutó correteando por la habitación, junto con su bebé.

Era evidente que se trataba de una familia maravillosa y feliz, que compartía el amor de muchas maneras.

Al cabo de un tiempo, unas personas se encontraron con una publicación sobre Sparrow y se enamoraron de la pequeña niña atigrada. Se ofrecieron a adoptarla y cuando se enteraron de que estaba junto a su madre comprobaron que ¡no tenían corazón para separarlas!

Después de semanas de esperar en hogares de acogida, Robin y su gatita hicieron realidad su sueño: tienen un hogar para siempre, en el que podrán permanecer juntas.

Son muchos los gatos en el mundo que se encuentran a la espera de este feliz momento, por eso nos hace felices cuando una familia logra obtener el hogar de sus sueños. Comparte esta historia y recuerda el valor de la adopción. 

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!