La mascota de este hombre, que se comporta como un dulce perrito, decide gastarle una broma

Sin importar el día que las mascotas hayan tenido, ni qué estado de ánimo tengan, SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE… estarán emocionadas de ver a sus humanos favoritos cuando llegan a casa del trabajo. Una recompensa que no tiene precio.

Su mayor alegría es ver a sus dueños de nuevo y pasarían el día entero con ellos

Si tienes un perrito, sabes de lo que hablamos…

¿Pero podrías imaginar que eso pueda suceder con otra mascota totalmente improbable que no sea un perro? Espera a que conozcas esta historia que te dejará sin palabras.

Cuando este hombre, Dave Durham, llega a casa del trabajo todas las noches, siempre pasa directamente de la sala de estar y la cocina para dirigirse a su patio trasero. Allí, espera ser recibido por alguien que probablemente nunca esperarías: ¡su iguana gigante de la isla Caimán Brac!

La peculiar mascota de Dave lo saluda cuando llega a casa, de la misma manera que lo haría un dulce perrito

La simpática iguana se llama Buddy y lo maravilloso de su historia es que se puede respirar por los poros el profundo amor que este gran hombre tiene por su mascota.

Buddy tiene afortunadamente un patio enorme donde vivir, correr y disfrutar como una iguana merece

Muchos saben que los reptiles son animales amables y tiernos, pero jamás imaginan lo increíblemente simpáticos, mimosos y divertidos que pueden ser como Buddy.

Este animalito está tan unido a su dueño que apenas lo escucha llegar, corre como loco por el patio esperando, como si no hubiera un mañana, ser llamado por Dave. La iguana enseguida irá a toda velocidad para recibir todo el cariño que el hombre ha reservado durante el día.

Pero en una ocasión, sucedió algo diferente…

Al parecer, Buddy estaba un tanto molesta porque sentía que su dueño la había abandonado por muchas horas. Así que cuando Dave llegó del trabajo y la llamó como siempre, ella decidió «gastarle una broma».

Buddy empieza a acercarse muy lentamente, desconcertando a Dave. Quiso hacerle creer que estaba furiosa y hasta mostró como si quisiera morderle el dedo, como una reacción natural a su estado de ánimo.

Pero tan pronto como Dave pone su mano sobre la cabecita de la iguana, Buddy demuestra que en realidad se estaba guardando todas sus energías y resuelta a hacer las paces con su humano, derrocha toda su ternura.

Está claro que sólo quería darle un pequeño susto y ahora, con su humano en casa, ya sólo quiere recibir mimos y abrazos.

«Las iguanas son capaces de reconocer a sus dueños y a su familia; tienen una gran memoria, son cariñosas, viven de 15 a 20 años y pueden ser entrenadas para comer, dormir e ir al baño en los momentos y lugares deseados. Se comportan casi de forma idéntica a los perros», dicen los expertos.

Con toda razón el video que difundió Dave acumula más de 28 millones de reproducciones. Puedes mirarlo aquí:

Después de que se hiciera viral, algunos han resaltado que no saben qué es más adorable, si la reacción de la iguana, o la forma tan cariñosa que tiene el dueño de saludarla, diciendo que casi que el cariñoso perrito parece el dueño. ¡Es muy conmovedor!

¿Habías visto alguna vez a un animal diferente a un perro actuar así? Déjanos saber qué opinas de esta alucinante historia y compártela con tus amigos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!