La muerte de más de 150 elefantes en circunstancias extrañas causa conmoción

A pesar de la belleza e importancia de los paquidermos en la naturaleza, los elefantes en África son vulnerables y se encuentran en peligro de desaparición en casi todo el continente. La tragedia que ocurre con esos animales ha generado alarmas en los funcionarios de vida silvestre.

Botswana es un país dentro del vasto territorio de África meridional con inmensos depósitos de diamantes, zonas desérticas vírgenes, y posee la mayor cantidad de elefantes que cualquier otro lugar del mundo. En la actualidad su número asciende los 130.000.

En los últimos dos meses han muerto más de ciento cincuenta elefantes en Botswana sin conocer aún la causa. Las autoridades tenían algunas hipótesis en un inicio: envenenamiento por humanos, la bacteria del ántrax, y la caza furtiva, pero los resultados de los estudios las descartaron.

¡Merecen justicia!

Los restos de los elefantes se encontraban siempre con su marfil, material que no dejaría nunca un cazador ilegal. Expertos en el tema siguen poniendo todo su empeño para llegar al fondo del asunto, no descartan la presencia de una enfermedad mortal.

«Todavía estamos esperando resultados sobre la causa exacta de la muerte», afirmó Dimakatso Ntshebe, coordinador regional de vida silvestre.

La situación persiste, en una franja de Okavango siguen muriendo los colosales elefantes y otros están muy enfermos a punto de fallecer. Se toman medidas para mantener alejados a las personas inescrupulosas que trafican ilegalmente con el marfil.

“Hemos comenzado a retirar los colmillos de los elefantes muertos y hemos comenzado a quemar los cadáveres. Hemos comenzado con esos cadáveres, que están cerca de las aldeas, y los que yacen en el agua. La idea es quemar tantos como sea posible. Sin embargo, tenemos un desafío ya que algunos de los cadáveres se encuentran en áreas de difícil acceso”, agregó Ntshebe.

También se hace un llamado a las personas del lugar para que, bajo ninguna circunstancia, consuman la carne de los animales que mueren de esta manera porque no se tiene ninguna prueba de que sufran de algún tipo de intoxicación o patología.

Los resultados de las muestras de los tejidos que fueron enviados a investigar puede verse retrasados en vista de la actual pandemia que se está viviendo Botswana como la mayor parte del mundo también ha sido afectada con el terrible virus.

El gobierno intenta mantener un equilibrio; por un lado, están los dueños de cultivos que se quejan de que los elefantes le destruyen sus plantaciones, y por otro el interés de preservar la especie. Por eso en 2019 el gobierno levantó una prohibición de cinco años para cazarlos.

“Compartiendo sus vidas con un animal de cinco toneladas que amenaza sus vidas, destruye sus cultivos, daña sus propiedades, comparto su angustia. Pero tienen que sopesar eso y considerar la reacción internacional … y cómo eso puede socavar nuestra economía, nuestros trabajos y nuestra reputación de estar a la vanguardia de la conservación”, dijo en defensa de los animales Mike Chase, director de Elephants Without Borders.

A pesar de que la temporada de casa ya comenzó no se ha visto demasiado interés, seguramente debido a las restricciones de viaje relacionadas con el coronavirus. Pero se deben implementar medidas para garantizar una vida digna a estos inocentes animales.

No dejes de compartir esta polémica noticia con todos tus amigos y conocidos. ¡Nunca dejes de luchar por los derechos de los animales!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!