La reacción de una gatita siendo consentida por sus dueñas en un día SPA sólo para ella

Los gatos se caracterizan por tener una personalidad muy particular, son independientes y no tan expresivos como otras mascotas, pero les encanta ser consentidos y mimados por sus humanos. Eso quedó evidenciado en una linda gatita en los Estados Unidos, que disfruta como nadie de un relajado día de spa que le regalan las dos niñas de la casa.   

Erin Merryn es una amorosa madre que vive en Elgin, Illinois con sus dos hijas: Abby, de cinco años, y Hannah, de tres. La familia tenía un gato de avanzada edad llamado Bailey, y las niñas estaban muy encariñadas con él. Lo querían mucho, pero el animalito comenzó a presentar problemas renales, y desafortunadamente falleció con catorce años en 2018. 

Abby y Hannah estaban muy tristes con la pérdida de su amada mascota, así que su madre le trajo a casa a una gatita del Refugio de Animales de Andersona quien le pusieron por nombre zanahoria.  

La conexión fue inmediata, las niñas inventaban todo tipo de juegos para complacer a su nueva amiga, y ella se quedaba de lo más tranquila y sosegada. Uno de las cosas que más les divertía era jugar a las manicuristas. Lo primero que hacían era ponerle a Zanahoria una elegante bata rosada, con cinturón y bordes blancos hecha a su medida. 

¡Se veía preciosa la coqueta Zanahoria!  

La madre grabó un video y lo compartió en sus redes sociales, donde se apreciaba la sesión de tratamiento de belleza, que le aplicaban las niñas a su calmada y dócil mascota.  

“¡Que linda escena, eso sí es amor hacia una mascota!”, comentó una internauta. 

Zanahoria se muestra confortablemente apoyada sobre un cómodo cojín, sus ronroneos son audibles mientras que las hermanitas usan pequeñas esponjas de algodón para limpiar sus patas. La que comienza el proceso es Abby, quien cariñosamente toma la patita izquierda del animalito, la va aseando mientras posa su mirada en la cámara.  

Hannah se acerca, se hinca de rodillas y con suma destreza se encarga de la pata trasera. Parecía que intentaban hacerle una manicure a la felina mientras conversaban alegremente  con ella 

En todo momento Zanahoria estuvo tranquila, y cuando terminaron de hacerle el procedimiento completo se queda mirando a Hannah, quien se levanta mientras la gata permanece sentadita en el mismo lugar.  

“Yo creo que la gatita no quería que terminaran de acariciarle sus patas”, agregó otra internauta 

No hay dudas que la cuidada felina la estaba pasando genial, mientras recibía tantas atenciones. Seguramente esa noche fue de un excelente descanso para la masajeada Zanahoria, y tuvo hermosos sueños gatunos.  

Comparte esta divertida historia con todos tus amigos, y aprovecha el momento para jugar y consentir a tu gato, sin olvidar el respeto que le debes en todo momento.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!