La reserva natural más grande del mundo celebra su primer año sin cacería furtiva de elefantes

Pese a la grave crisis ambiental que atraviesa el mundo y la gran tragedia que se vive por los millones de animales calcinados en los incendios de Australia, este 2020 inicia con buena cara en una reserva natural africana. Todo esto después de celebrar el primer año de cero cacería de elefantes en mucho tiempo.

El personal de la reserva natural de Niassa, Mozambique, ha recibido con gran alegría este gran logro pues cerraron el 2019 sin ningún reporte de elefante asesinado por la cacería ilegal. 

Desde el 17 de mayo de 2018 no se ha perdido la vida de ningún elefante de los que habitan en la reserva, una gran noticia para toda la comunidad. El cese de la caza en el lugar ha permitido un gran incremento en los ejemplares que residen en la reserva.

De 2.000 elefantes que albergaban en el 2018, ahora la reserva tiene más de 4.000 ejemplares. Una drástica recuperación que no surgió de la noche a la mañana.   

El Gobierno de Mozambique tomó cartas en el asunto y promulgó políticas que han surtido efecto. Entre ellas se encuentra la creación de una fuerza policial enfocada en el cuidado de los elefantes ante las amenazas del humano, pero no sólo la fuerza humana ha bastado para detener los altos niveles de cacería.

El gobierno dotó a la fuerza policial del armamento necesario para detectar a los cazadores. Además, aumentó las patrullas del personal y  sumó una respuesta aérea para hacer más eficaz la captura de los cazadores.

Estas personas están dedicadas a la protección de estas criaturas.

La conformación de la unidad de élite parece haber frenado de algún modo a los cazadores. Esta fuerza especial está integrada por guardabosques normales de la reserva y personal entrenado para saber cómo actuar en situaciones de peligro.

Los guardabosques se enfrentan a una peligrosa red de contrabando que se dedica a la cacería de los elefantes para vender el marfil de manera ilegal.

Los miembros de esta fuerza de élite tienen la autoridad para detener a los presuntos cazadores furtivos e iniciar un caso delictivo en las siguientes 72 horas, antes de presentarlos a unte un fiscal. 

Aunque el 2020 ha iniciado con noticias bastante amargas a nivel ambiental para cualquier proteccionista animal, esta noticia debe significar una gran alegría.

Esperamos que el gobierno continúe aplicando mano dura contra los cazadores furtivos y que sus políticas sirvan de inspiración a otros países pues aún nos queda mucho trabajo por hacer.

Comparte esta nota y dale a conocer al mundo este gran logro por la vida.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!