Fue envenenado por unos ladrones pero él usó sus últimas fuerzas para decir adiós a su dueño

Hay pocas cosas tan dolorosas como tener que decir adiós a nuestros perritos. Un hombre en China, Liu Zhiqiang, tuvo que pasar por la desgarradora experiencia de ver a su mejor amigo en sus últimos minutos de vida y todo porque unos ladrones lo envenenaron.

Se trataba de un perro mestizo de castro laboreiro llamado Hizu. Liu lo llevó a su hogar desde que tenía tan sólo un par de días de vida, así que en cuestión de semanas ya habían logrado forjar una conexión muy especial.

“Fue horrible. Sentí que alguien estaba desgarrándome el corazón”.

Parecía ser una mañana completamente normal pero el perrito comenzó a ladrar una y otra vez. Parecía que ya había ingerido el veneno y todo lo que quería era ver a su dueño para lograr despedirse.

El leal perrito llegó hasta la puerta de su dormitorio y comenzó a dar fuertes golpes para tratar de despertarlo. Por desgracia, Liu dormía muy profundamente y no se dio cuenta hasta un par de minutos después cuando escuchó los frenéticos ladridos del perro.

“Quería encontrarme antes de partir. Quedó sin vida justo después de verme”.

En cuanto lo vio, Liu supo que algo no andaba nada bien. El cachorro comenzó a moverse de una manera muy extraña y luego cayó al suelo.

El afectado dueño no quería aceptar lo que estaba sucediendo y acudió a comprar una medicina lo más pronto posible. Sin embargo, cuando volvió ya era demasiado tarde. Había tenido que presenciar la desgarradora partida de su perrito y todo en medio de unas circunstancias tan indignantes.

“Fue el día más difícil de mi vida en los últimos años. Se fue en medio de una injusta agonía”.

Todo parece indicar que el pobre cachorro ingirió una sustancia tóxica. Las investigaciones aseguran que el responsable pudo haber sido un ladrón que estuviese interesado en acceder a un estanque de pesca que Liu tiene en su casa.

Lo más indignante es que se trata de una práctica muy común en esta zona. Las autoridades han revelado que los ladrones suelen utilizar veneno y regresan un par de horas después a recoger su cuerpo sin vida.

Hizu apenas tenía 6 meses de vida.

Levantamos la voz en contra de un acto tan doloroso. Se trata de seres vivos que forman parte de nuestras familias y no merecen partir en medio de tanta agonía.

Comparte esta nota para exigir que se encuentren a los culpables que envenenaron a un inocente cachorro.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!