Las 2 ranitas que adoptó se adueñan de su casa de muñecas para vivir con la máxima comodidad

Es maravilloso saber que hay personas que tienen un amor por los animales infinito que va más allá de todo, y conocer historias que así nos lo demuestran es genial, tal como la de Tara Meagher y sus adorables mascotas.

Tara es una mujer amante de los animales con una clara preferencia por una particular especie que resulta un poco inusual como mascota, hablamos de nuestras amigas las ranitas. 

Tara decidió adoptar a un par de estos animalitos para aliviar el estrés y la depresión tras la incertidumbre y cambios generados por el confinamiento de esta pandemia.

Hace seis meses aproximadamente Tara llevó a su casa a Snoop y Martha, un par de hermosas ranas que han cautivado su corazón y toda su atención.

«Las obtuve cuando me sentía realmente deprimida al comienzo de la cuarentena, y desde entonces me han hecho reír todos los días. Ambos animalitos salen a saludarme cuando paso su vivero cada mañana», dijo Tara.

Realmente Tara disfruta mucho pasar tiempo con sus ranas, verlas descubrir y explorar su propio pequeño mundo.

Cada día es una experiencia maravillosa con ellas que le permite conocer más sobre esta especie tan especial.

Tara saca a Snoop y Martha de vez en cuando para que puedan tener pequeñas aventuras que ella documenta con hermosas fotografías.

Después de ver las divertidas experiencias Tara se le ocurrió una gran idea tras recordar los muebles y accesorios de la casa de muñecas que comparte con su mamá.

«Mi mamá compró la casa de muñecas hace años en una venta de garaje, y desde entonces las dos la hemos estado renovando y amueblando», agregó Tara.

Tara usó algunos accesorios de la casa de muñecas para tomar fotos divertidas de sus pequeñas mascotas.

View this post on Instagram

new tok posted 🤠 #frog

A post shared by Sativa + Indica (@froggobois) on

«Pensé que podría ponerlas allí”, dijo Tara.

Tara llevó a Snoop y Martha a su nueva casa de muñecas, e inmediatamente estas adorables ranitas comenzaron a explorar.

«Generalmente estas ranas solo pasan ahí unos minutos, y luego las devuelvo a su vivero», Tara.

Si bien se toman un poco de tiempo para estirar las patas, Tara no puede resistirse a hacer sesiones de fotos y los resultados son geniales.

«A las ranitas les gusta encontrar los escondites más divertidos dentro de la casa de muñecas. Una de ellas se escondió dentro de la nevera miniatura», agregó Tara.

Tara ama tanto a sus ranas que siempre se asegura que ellas estén felices y seguras.

Comparte la galería de fotos que nos muestran la adoración de Tara por sus amadas mascotas con quienes tienen un vínculo muy especial.