La transformación de una perrita esquelética y con sarna que rescataron de la calle

Son muchos los perritos callejeros que vagan de un lugar a otro deseando recibir algún gesto, que por mínimo que parezca hará la diferencia en la vida de miseria que llevan. Un gran de número de peluditos apagan su luz completamente solos, muertos de hambre y sin haber conocido el verdadero amor.

Por suerte, aún hay muchos grupos de rescate que hacen lo humanamente posible por ofrecerle una segunda oportunidad a los perritos callejeros. 

Esta perrita estaba triste y completamente desnutrida.

Esta es la historia de Mary, una indefensa perrita que parecía un esqueleto andante, sin esperanza y cubierta de sarna recorría las calles de India deseando poder encontrar algo de comida.

Animal Aid Unlimited supo de ella y rápidamente se acercó al lugar donde estaba para poder brindarle toda la ayuda que necesitaba.

La sarna era tan grave que parecía que su piel se estuviera desprendiendo.

Mary caminaba con la cabeza baja y daba pasos lentos, ya estaba agotando su última reserva de energía.

Después de mucho sufrir por fin recibió un pequeño gesto de amor por parte de los voluntarios de Animal Aid, quienes con mucho cuidado la cubrieron con una manta y la trasladaron al refugio. 

El veterinario destacó que era cuestión de días para que hubiera muerto de no haber sido rescatada.

Al principio su mirada era perdida, no comprendía todo lo que estaba pasando, pero después de unos minutos se dio cuenta que solo querían ayudarla.

Sacarla de las calles era necesario para poder salvarla, sus nuevos ángeles estaban dispuestos a darle la segunda oportunidad que tanto necesitaba.

Por primera vez en mucho tiempo, Mary comió a gusto.

El personal médico realizó un exhaustivo examen, fue necesario que Mary descansara antes de comenzar el tratamiento. Necesitó de antibióticos, una dieta alta en calorías y baños medicinales para combatir la sarna.

Estos parásitos estaban haciendo estragos no solo en la piel de la perrita, también la afectaban internamente.

El sufrimiento quedó en el pasado, ahora es una perrita feliz y agradecida.

Todos en el refugio estaban dispuestos a ayudarla, a diario recibió sus baños medicinales y le fueron aumentando su ración de alimento para ayudarla a ganar peso.

Su transformación fue un verdadero milagro, todos sus cuidadores estaban desbordados de alegría al ver su cambio no solo físico, sino en su conducta.

Se ha ganado la insignia de “Guerrera”.

Mary estará en el refugio hasta que logre encontrar un hogar permanente.

Animal Aid Unlimited ha declarado que en caso de no encontrarle una familia, la dulce Mary vivirá el resto de su vida en el refugio llenando de felicidad a todos los voluntarios y compartiendo con los otros peluditos.

Cambiarle la vida a los perritos más vulnerables depende de pequeños actos de amor. Abre tu corazón y adopta aun perrito. No olvides compartir esta historia en tus redes y llenemos el mundo de historias con finales felices.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!