Lo iban a sacrificar porque nació ciego y no podía ofrecerle beneficios económicos a su criador

La historia de este perrito Golden Retriever llamado Charles Ray está llena de injusticias y rechazo pero también de reivindicación y esperanza, después de que un alma generosa decidiera darle un vuelco total a su vida justo en el momento en que iba a ser puesto a dormir.

Charles nació el 8 de diciembre de 2018 de una camada de 3 cachorros, siendo él el único macho, pero bajo el cuidado de alguien que sólo lo quería para lucrarse.

El perrito fue víctima de la indolencia de quienes se dedican al negocio indiscriminado de animales. Cuando estaba aún pequeño, su dueño notó que el animal no era tan activo como sus hermanitas, él simplemente se quedaba quieto, lucía nervioso y tendía a tropezarse con los objetos.

Después de una exploración médica, el hombre fue informado de la ceguera del perrito. Ese era el motivo de su pasiva actitud.

Para el dueño, la criatura era sólo una mercancía y con esa discapacidad no le reportaría ninguna ganancia, así que decidió sacrificarlo.

Afortunadamente, Andrew Fales se enteró de las intenciones y decidió intervenir. Un amigo le comentó el caso y decidió quedarse con Ray, aún y cuando ya tenía tres labradores adultos en casa.

Andrew se convirtió en el padre humano de Ray y como buen padre no sólo lo cuidó, sino que quiso saber más sobre su ceguera.

Un médico le informó que el órgano del perrito estaba bien, su ojo no tenía ningún daño pero no había conexión entre este y su cerebro, esa era la razón de su invidencia.

Quizás el hombre no podría hacer nada para que Ray pudiera ver pero se encargó de brindarle las mejores condiciones de vida para que su enfermedad no fuese un problema.

Este perrito es tan amado que siempre está feliz y le encanta brincar y correr detrás de sus hermanos.

Aunque le falte su la visión, Charles ha sabido desarrollar sus otros sentidos y siempre sabe cuando Andrew se acerca a casa.

“Él definitivamente conoce mi olor. Cuando llego a casa va corriendo hacia la puerta y me sigue por todas partes. Es un perro muy leal”, comentó Andrew.

El nombre del perro es alusivo al cantante estadounidense y también invidente, Charles Ray.

Su discapacidad no ha impedido que sea un perrito feliz. Andrew se ha encargado de darle mucho amor y siempre está dispuesto a consentirlo en todo, incluso en sus gustos más excéntricos para vestir.

El hombre que vive en Boston, Estados Unidos, creó una página especial para su amiguito y desde ese portal Ray ha ganado cientos de seguidores que lo animan siempre a seguir adelante.

Mira qué tierno luce con su traje en las fiestas de San Patricio.

De hecho, como conocen su pasión por el hockey un equipo local lo invitó a uno de sus partidos para que lanzara el disco en la apertura del evento. La vida de Ray pudo haber sido muy diferente pero la buena voluntad de Andrew lo salvó.

Si te enamoraste de este peludo tanto como nosotros comparte su historia y que el ejemplo de su dueño se multiplique a otros. ¡Toda criatura merece un hogar amoroso!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!