Le prohíben la entrada a una tienda de mascotas al perrito de servicio de una niña con autismo

Es bien sabido que los perritos de servicio son una herramienta vital para todas las personas con discapacidades, de acuerdo a Ley Estadounidense con Discapacidades, los animalitos de servicio tienen acceso a los lugares públicos y es ilegal que una tienda le niegue su acceso.

Sin embargo, una mujer y su hija se vieron vulnerables cuando le dijeron  que su perrito no podía entrar a la tienda. Lele Wisler es una pequeña niña de tres años y sufre de autismo, a donde quiera que vaya necesita ir acompañada de su perrito de servicio Scooby, no solo la calma cuando le dan crisis,  sino que la ayuda a ser más independiente en lugares públicos.

Los perros de servicio están entrenados para asistir a una persona con necesidades especiales.

Cuando llegaron a la tienda de mascotas Night Stalkers, la familia de la niña no tuvo oportunidad de demostrar que el perrito era obediente y podía comportarse, simplemente se les negó el acceso al local. Nicole Wisler es la madre de la niña y comenta que cuando llegaron a la puerta había un letrero que decía que los perros de servicio no podían entrar.

Ninguna tienda puede  interrumpir la relación entre el perrito y la persona que necesite de su servicio.

Desde luego la señora Wisler se molestó, el perrito de su hija solo estaba para ayudarla y la tienda le estaba quitando su derecho. Stacie Miller es empleada de la tienda y comenta que se siente mal por lo sucedido, pero las reglas de la tienda indican que no están permitidos perros de servicio sin sus papeles. Afirma que se hace con el objetivo de proteger a los animales de las tienda de ser acosados por las mascotas personales de los visitantes.

Un regla poco valida que afecta a los más vulnerables.

Sin embargo, la ley establece que pedir la documentación de un perrito de servicio es ilegal, en una tienda el personal está en su derecho de hacer dos preguntas básicas, “¿El perrito es requerido para alguna discapacidad? , ¿para qué actividades ha sido entrenado el perrito?”

La ley señala que interferir con el trabajo de un perrito de servicio es un delito de clase A.

La tienda solo pude solicitar que la mascota salga de las instalaciones solo si revela un comportamiento inadecuado, esto lo afirma el director de Entrenamiento de la Red de Asistencia, Sean Diamond.

Miller argumenta que si el perrito es legal sus dueños no deberían tener problemas en presentar sus papeles. Wisler ha presentado una queja contra la tienda y está procediendo legalmente esperando un cambio en sus reglas.

Los perritos guía son angelitos que velan por la seguridad de sus dueños.

 La relación entre un perrito de servicio y su guía no debe verse afectada por ningún motivo, esperemos pronto la gente comprenda que ofrecen un servicio para proteger y no para alterar el orden.

Tú puedes hacer posible que más personas comprendan la importante función que tienen los perritos de servicio compartiendo esta increíble historia.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!