Le prohíben tener mascotas tras rescatar a su perro y a su gato en condiciones deplorables

La mayoría de las personas que viven con un perro o un gato lo hacen de forma feliz y responsable. Aunque, en ocasiones, la relación de convivencia de las personas con los animales es un fracaso.

En el mundo hay personas que mantienen a seres inocentes en condiciones miserables y aunque aseguran que les gustan mucho los animales no están capacitadas para vivir con ellos. Al parecer no se dan cuenta que tienen en sus manos a un ser vivo que depende de su cuidado, necesita atención diaria y unas condiciones dignas.

Es el caso de una mujer de Pengegon, zona residencial al este de Camborne, Inglaterra, a la que se le prohibió de por vida tener bajo su cuidado algún animal.

María Warren, de 53 años, terminó en la corte después que su perro y dos gatos fueron rescatados en condiciones horribles por la RSPCA.

Fue declarada culpable en una audiencia en la que estuvo ausente y recibió la descalificación de por vida para mantener animales en la Corte de Magistrados de Truro en Cornwall.

Anteriormente se emitió a María una advertencia explicándole que no se satisfacían las necesidades de los animales de vivir en un entorno adecuado.

“La cocina estaba en un estado de completo desorden con basura por todo el piso, cada superficie de trabajo y el fregadero estaba lleno de platos sin lavar”.

La RSPCA dijo que ella no siguió los consejos y negó el acceso a la propiedad, lo que suscitó nuevas sospechas y preocupaciones por el bienestar de los animales que se encontraban en interior de la casa.

Entonces la policía ejecutó una orden de arresto donde un perro llamado Finlay y dos gatos conocidos como  Midge y Smudge, fueron finalmente rescatados. Están a salvo y en un lugar seguro, gracias a las personas que trabajan día a día para que los animales tengan una mejor vida.

Las impresionantes imágenes publicadas por la RSPCA, revelan las condiciones inmundas dentro de la casa.

En medio del desorden y gruesas capas de suciedad que cubrían todas las superficies de la propiedad vivían estos animales junto a su dueña.

La sala de estar y la cocina estaban extremadamente desordenadas. No hay una pulgada en el piso que no esté cubierta de basura acumulada. También se encontraron heces de los animales dispersas en la propiedad, dijo Paul Kempson, inspector de la RSPCA.

«En la planta baja habían muchos elementos de peligro para los animales, incluidas las latas de comida para perros y gatos vacías que estaban por todas partes”.

Hallarse en estas condiciones representa un grave riesgo para la salud de todos los que viven allí.

Este indefenso gatito necesitaba atención veterinaria

Un examen posterior realizado por un veterinario determinó que Midge estaba sufriendo debido a que tenía bajo peso, gran pérdida de pelaje con la piel cubierta de costras y pulgas vivas.

«Este caso destaca cómo los dueños de mascotas deben seguir los consejos, o buscar ayuda y apoyo si están luchando para hacer frente a una situación en la que se encuentran».

«Al no hacer esto, y al mostrar una atención incompetente, estos animales se encontraron en estas terribles condiciones».

En la mitigación, el tribunal escuchó que esto era un cuidado bien intencionado pero incompetente y que el abandono de los animales no fue deliberado. 

Junto con la prohibición, que no se puede apelar durante tres años, esta mujer también tendrá que pagar 350 euros de multa.

Compártelo, la vida estos preciosos seres depende del cuidado y amor de su humano, ninguno debe permanecer con una familia que no sabe darle el trato que merece.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!