Lo obligan a irse de un restaurante porque presuntamente su perrita de servicio no olía bien

Por ley, a los perros de servicios se les debe permitir el acceso con su humano a donde vayan. Pero no fue así con el can de servicio de un hombre en Texas, no lo dejaron entrar en un centro de comida rápida, la negativa obedecía a razones de higiene del can.

Leon Masson, es un hombre de 59 años, tuvo un accidente en una motocicleta que lo dejó parcialmente paralizado, no puede caminar por sí solo y usa una silla de ruedas para desplazarse.

Su perrita lo acompaña a todos lados

Presenta otras patologías crónicas como convulsiones y diabetes. En vista de todo eso, requiere el acompañamiento de Bella, su perra de servicio, quien se encarga de cuidarlo.

Bella siempre luce espectacular

Un día, Leon fue a almorzar al McDonald’s de San Antonio en Roosevelt Avenue y el gerente del local le informó que su perrita debía desalojar el lugar. Cuando preguntó la razón, le informaron que muchos clientes se habían quejado de que el perro que lo acompañaba olía muy mal.

«El gerente dijo, bueno, la razón por la que no te queremos aquí es porque tu animal apesta», comentó Masson.

Leon le explicaba que no se trataba de cualquier animal, sino de una perrita de servicio.

«Sin ella, no puedo estar en ninguna parte. Si estoy a punto de tener una convulsión o un ataque de diabetes ella me alerta antes de que ocurran», dijo Masson.

Pero igual tuvieron que desalojar el sitio porque el hombre insistía en el mal olor de la perrita.

Se marcharon del lugar muy tristes

«¿Mi perro huele mal? Está muy bien cuidada. Se baña todas las semanas. Se porta muy bien», dijo el contrariado humano.

El asunto no quedó hasta allí, la discusión se intensificó, y el gerente de McDonald’s llamó a la policía. Masson le mostró a la policía la identificación de Bella, donde se podía constatar que, en efecto se trataba de una perrita de servicio.

Pero la empresa les informó a los agentes policiales que tuvieron que hacerlo porque sus clientes se estaban quejando del mal olor que despedía el animal.

Las fotos de lo ocurrido fueron subidas a las redes sociales, y muchos usuarios comentaron a favor y en contra.

“Si se trata de su perro de apoyo deben dejar que lo acompañe”, comentó una usuaria.

Pero otras personas no estaban tan contentas, con la parte de que el animalito olía mal.

“Por Dios, se trata de un restaurante, no es una tienda, ¡aquí es donde la gente come! Hablaré por el 90% de los estadounidenses, mantenga a su perro en casa si apesta”, comentó un usuario en contra.

Pese a todo, si Leon tiene los justificativos legales que demuestran que su animal es un perro de servicio, deben dejar que lo acompañe. Y podemos enterarnos de todas sus aventuras en su página de Facebook.

La comunidad está indignada por lo sucedido

VIDEO: Disabled man and service animal kicked out of McDonald's because of dog's smell. How it happened and what the fast-food chain had to say about the decision.

Publiée par Ariana Lubelli News sur Mardi 22 octobre 2019

Pero no se puede obviar el respeto hacia las demás personas, si el can no está en condiciones higiénicas mínimas, afectará a los demás comensales que también tienen derecho de comer en ese lugar. Sin duda es un caso polémico, aunque la prioridad es para el bienestar de Leon y de Bella, eso es lo que debe prevalecer.

Comparte este caso que ha indignado a los amantes de los animales entre tus amigos y conocidos y comenta tu opinión.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!