Encuentran a un lince atrapado sin poder moverse cuando faltaba poco para que pasara el tren

Misterioso como pocos animales, el lince es un animal que se caracteriza por ser solitario. Muy pocas veces serán descubiertos en manadas, la mayoría del tiempo, vagan de un lugar a otro sin compañía. Este majestuoso animal difícilmente pasa desapercibido ante aquellos amantes de la fauna.

Aunque en ocasiones verlos acostados puede dar la impresión de que están descansando, no siempre es así. También pueden estar necesitando ayuda y una mano amiga que los ayude a liberarse.

Esta es la historia de un lince que a simple vista parecía que estuviera descansando cómodamente sobre las vías del tren, sin embargo, su vida corría un grave peligro.

Lince atrapado en la vías del tren logra regresar a su hábitat gracias al trabajo en equipo de unos hombres.

lince

Coby Reid estaba inspeccionando un tramo de las vías de tren en medio de las montañas rocosas cuando se encontró con un pequeño lince.

El gato montés estaba sentado en el centro de las vías del tren, aparentemente sin ninguna preocupación de que podía detener el tráfico y que su vida estaba en riesgo. Al respecto Reid comentó:

“El lince estaba recostado sobre sus patas traseras con un brazo apoyado casualmente sobre la barandilla, como si estuviera reclinado en un sillón”.

El animalito parecía relajado pero cuando Reid se acercó notó que estaba en grave peligro. Junto a su compañero se acercó prudentemente y notaron que lince había quedado atrapado en las vías del tren debido a las bajas temperaturas, una parte de su cuerpo se había adherido al metal y necesitaba ayuda para poder ser liberado.

Reid sabía que debía actuar lo antes posible, había un tren acercándose así que liberarlo lo antes posible se había convertido en una prioridad para los hombres. Reid intentó cubrir al lince con su chaqueta mientras encontraba una solución, pero el animalito no parecía muy contento de estar usando algo completamente ajeno para él.

“Nos tomamos un momento para pensar en la situación antes de decidir llamar a nuestra oficina para pedirle a alguien que nos trajera un balde de agua caliente para ayudar a liberar al desafortunado lince. Poco después, llegó nuestro jefe, agua en mano y listo para ayudar”.

Imagen de un lince Ibérico.

Si bien los hombres tenían la mejor disposición para ayudar, el lince se sentía expuesto y vulnerable, al lanzarle el primer balde de agua una de las patitas del animalito se liberó pero esto lo agitó e intentó precipitarse sobre ellos. Al respecto Reid dijo:

“Con un poco de persuasión y más agua tibia, el gato quedó libre. Pero para nuestra sorpresa, no quería irse sin pelear”.

Afortunadamente, Reid y los demás inspectores lograron liberar al lince, pero este no volvió a su entorno sin antes dar un poco de guerra. Después de todo, es un animalito salvaje que actuó por instinto.

Ese día, los hombres salieron a realizar una rutina más de trabajo y regresaron a casa con la gran satisfacción de salvar a un animalito considerado en peligro de extinción.

“El lince se aseguró de que completáramos nuestra inspección solo 30 minutos antes de que pasara el siguiente tren. El mismo tren que habría acabado con la vida de nuestro pequeño amigo si no hubiéramos estado realizando una inspección esa mañana”, concluyó Reid.

El lince euroasiático y el lince Ibérico son considerados por la UICN como especie en peligro crítico desde el 2000 debido a la caza por los cazadores furtivos para obtener pieles y cueros, la pérdida de su hábitat también ha contribuido la disminución del 80 por ciento de la población desde 1960. Nos alegra salvar que en medio de este panorama, un lince fue liberado y podrá seguir disfrutando de su vida.

En  nuestra manos esta asegurar la vida de los animalitos. Respetemos su hábitat y creemos conciencia sobre la importancia de la biodiversidad en nuestro planeta.