Los maltrataban y eran sacrificados si no conseguían hogar, pero el calvario terminó

“Hagan algo”, “Por favor ayúdenlos”… Cada vez que se difunde un caso de trato injusto contra los animales no humanos en las redes sociales, podemos encontrar frases como las anteriores en los comentarios.

Pero una cosa muy distinta es poner manos a la obra y denunciar este tipo de acciones para ayudar de manera efectiva y no quedarse en un mero “me gusta”.

Todas las actividades que utilizan animales no humanos, normalizadas en la sociedad, han sido cuestionadas desde hace años, desde su uso en experimentos científicos, sacrificios, espectáculos y deportes, hasta el consumo de carne. En términos generales, las demandas del movimiento a nivel mundial se han ampliado.

Los animalitos eran maltratados antes de ser sacrificados

En La Habana, capital de la isla de Cuba, un grupo de activistas por los derechos de los animales organizó una fuerte protesta frente a las instalaciones de Zoonosis-Centro de Observación Animal. Exigían el cierre inmediato del lugar, movidos por una serie de denuncias sobre el trato indigno de que son objeto los perritos que residen en el sitio y que llegan a él cuando son sacados de las calles.

A través de consignas como “¡Cierre de Zoonosis ya!”, “Estricnina no, esterilizar sí», «Hablamos por los que no tienen voz”, el grupo de proanimalistas solo tenía un propósito: lograr el cierre absoluto del complejo y defender los derechos de los diversos ejemplares que estaban siendo sistemáticamente vulnerados por los encargados y supuestos “cuidadores” del Centro.

Y lo lograron, ya que, gracias a la presión y a una fuerte presencia policial en virtud a lo grave del caso, los activistas consiguieron que cerraran el centro y por ende, evitaron que se sucedieran nuevos absurdos e inexcusables sacrificios de varios perros callejeros que habían sido recogidos anteriormente.

No solo el Centro de Observación Animal detuvo su actividad, sino que fue obligado a permitir la salida de todos y cada uno de los animales que permanecían esperando la inyección letal y permitirles encontrar un nuevo y verdadero hogar.

“Lo logramos. Gracias a la presión nos llevamos los perritos pacíficamente”, comentaron los activistas.

Por su parte, el grupo Cubanos en Defensa de los Animales (CEDA) ha asegurado que, por fortuna, ya la mayoría de los perritos rescatados tienen a dónde ir y pidieron ayuda para buscarle un hogar temporal a uno de ellos que está teniendo problemas todavía para encontrar familia.

Urgente, se necesita un hogar temporal para ubicar a uno de los perritos rescatados hoy de Zoonosis. Es de tamaño mediano. Solo queda éste por ubicar. No contamos con fotos por la rapidez con que se necesita. Por favor, si puedes ayudar, contactar urgentemente al 52928222 (en Cuba)”, se lee en el mensaje escrito por la Asociación.

Tan solo dos perritos no pudieron ser reubicados por encontrarse en cuarentena, sin embargo, Zoonosis se ha comprometido a no sacrificarlos.

Foto del recuerdo después de haber rescatado a todos los animalitos del centro

No basta pedir ayuda en redes o tomar fotos…, si quieres ayudar realmente a los animales injustamente violentados y echados a su suerte, ¡denuncia!

Comparte esta historia de reivindicación de los derechos de los animales con tus amigos y dale un “hasta aquí” al flagelo del trato indigno hacia los seres vivos. Adopta un animalito de la calle, no compres uno, dale una oportunidad y cuídalo toda su vida. Ellos también tienen sentimientos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!