Los policías rescatan a un perrito encerrado en un auto tras ser alertados por los vecinos

Son muchos los casos que se conocen de animales que pierden la vida por estar atrapados dentro del automóvil mientras sus dueños realizan una diligencia “rápida”. Este lamentable desenlace incluso les ha ocurrido a miles de niños.

Este perrito afortunadamente fue auxiliado por los policías que recibieron el llamado mientras realizaban un patrullaje de rutina en Ciudad de México.

El peludo estaba dentro de un automóvil expuesto a temperaturas que llegaban a los 29 º C. Los policías trataron de calmar la desesperación del perrito y a través de la ventana le dieron agua y comida.

Una mascota es uno más de la familia y como tal debe recibir toda la atención y cuidado. A nadie le gustaría salir en el auto y quedarse dentro con las ventanas arriba. 

Este incidente sucedió en la colonia Guadalupe Tepeyac, alcaldía Gustavo A. Madero (GAM), en Ciudad de México. Presuntamente su dueño lo había olvidado en el vehículo.

El caso se dio a conocer después de que varios oficiales de la Policía Auxiliar estaban cumpliendo con un recorrido de rutina y recibieron la alerta de los vecinos que notaron la presencia del perrito en una condición de alto riesgo.

Según información local, el perrito estaba dentro de un automóvil color gris visiblemente alterado e inquieto. El pobre peludo brincaba de un asiento a otro, estaba muy sediento, no dejaba de jadear.

Los oficiales trataron de darle agua en una botella desde la ranura de una de las ventanas. Un vecino llevó al lugar de los hechos salchichas y otros bocadillos que tenía en su casa para que el peludo se pudiera alimentar y así calmar la evidente ansiedad que tenía tras estar encerrado.

Aunque los policías se acercaron a los vecinos para tratar de ubicar e identificar al dueño del cachorro no tuvieron respuesta alguna para poder liberarlo. También hicieron un recorrido por el área, pero nadie reclamó al peludo.

Un vecino se ofreció a darle de comer, y decidió quedarse junto al cachorro para cuidarlo hasta que se presentara su dueño. Los oficiales se retiraron, pero con la condición de que los llamara para notificarles si había aparecido o no el propietario.

Sin lugar a duda esta situación es un caso de maltrato animal y está penado por la ley, la sanción puede ir desde el pago de una multa hasta quitarle a su mascota por las atribuciones que tiene la Secretaría de Seguridad Ciudadana en México, quien es la entidad que debe resguardar y proteger la fauna de la capital mexicana y animales en compañía.

Algunos esperan que el dueño reciba un castigo por su acto de negligencia que puso en riesgo la vida de su perro.

Es muy preocupante que historias como estas se sigan repitiendo una y otra vez. ¡No dejes de compartirla para crear conciencia!