Luchaba por su vida en un granero tras perder a todos sus hermanitos y ser rechazada por su mamá

Por naturaleza, las gatas son excelentes madres, incluso cuando tienen la primera camada de crías. Es algo inherente a ellas y que forma parte de su instinto natural de felinos, por lo que normalmente saben ocuparse a la perfección de sus cachorros sin ayuda de manos humanas.

Es tan indefensa

Sin embargo, hay ocasiones en que la madre se niega a hacerse cargo de uno de sus vástagos, o de la camada completa, y es allí cuando nos preguntamos a qué se debe este rechazo. Es, en definitiva, una situación desesperante para quienes tienen gatos en casa.

En un granero de la ciudad de Phoenix, Arizona, Estados Unidos, un hombre descubrió a una camada de gatitos junto a la madre, quien no mostraba interés alguno en cuidar de sus crías por lo que, una a una fueron muriendo. Todas, menos una. Se trataba de una pequeñita singleton que se resistía con fuerza a dejar de luchar y perecer como sus hermanos.

Consciente de la necesidad que la felina tenía de ser alimentada, nuestro noble personaje llamado Jami corrió de inmediato al grupo de voluntarios Jin´s Bottle Babies en busca de ayuda para la minina.

“No estaba segura de si el gatito Demi iba a lograrlo, pero su primer día en cuidado de crianza temporal fue mejor de lo que pensé”, dijo Melissa, una voluntaria de acogida de Jin’s Bottle Babies.

La pequeña peluda tenía apenas entre 6 y 7 días de nacida cuando llegó al refugio. Estaba poco presentable y muy hambrienta, así que después de ingerir una comida completa de fórmula para gatitos a través de un biberón, la alegría volvió a efervescer en sus ojos y se acurrucó hasta quedarse plácidamente dormida.

“Jami condujo una hora hasta mi casa, donde me hice cargo del cuidado de Demi”, añadió la joven rescatista.

En solo dos días, la pequeña bola de pelos comenzó a engordar y a ganar fortaleza. Sus ojos adquirieron un nuevo fulgor y se tornaron claros, limpios, brillantes. La gatita se hizo más y más cercana a su familia adoptiva, hasta ya nunca despegarse de sus amados humanos.

Según ha dicho su nueva madre, la personalidad de Demi es el sueño de cualquier amante de las mascotas, en especial de los gatos, ya que adora estar acompañada, al lado de su gente más querida tanto de día como de noche.

A pesar de tener varias camas en las cuales descansar, esta bigotuda prefiere cualquier otro lugar que le recuerde a sus humanos. De hecho, tiene la manía de salir de su habitación para quedarse a dormir entre la ropa del armario de Melissa, o de ir a acurrucarse en algún tibio regazo, un poco también para no dejar de ser el centro de atención de su familia adoptiva.

Demi es muy pequeña para su edad, pero come por tres. Tiene un apetito voraz para un cuerpo tan pequeño. Lo que le falta en tamaño, le sobra en personalidad.

Gracias a estos buenos samaritanos, y luego de un difícil comienzo de la vida, la pequeña Demi está creciendo feliz bajo el cuidado de la voluntaria, y se ha vuelto más juguetona y bulliciosa con el pasar de los días.

Le espera una vida feliz por delante

Comparte esta historia con tus amigos. Aunque los felinos son capaces de desarrollar un cariño muy profundo, no hay que olvidar que se trata de animales que rigen su comportamiento de acuerdo al instinto, y que es posible que existan varios factores que lleven a una gata recién parida a rechazar a sus crías.