La emotiva historia de Lunita, abandonada con su silla de ruedas encadenada a una reja

Hay historias que dejan su huella marcada en el corazón, y ésta es una de ellas, con lágrimas mezcladas de tristeza y felicidad veremos cómo se cumplió el deseo de Lunita, una hermosa perrita de pelaje blanco con discapacidad que fue abandonada hace algunos años en Argentina.

A primera hora de la mañana del día 12 de mayo de 2014, Lunita fue dejada bajo los rayos del sol, encadenada a la reja de una peluquería ubicada en la calle Zabala, en la comunidad de Salta.

Lunita yacía boca abajo en la acera, tenía colocado en la parte inferior del cuerpo una destartalada silla de ruedas, junto a ella había un paquete de pañales y una nota que indicaba su nombre y edad, también explicaba la persona que la había dejado allí que no era su dueño y no podía quedársela.

El empleado de la tienda que la descubrió enseguida contactó a la organización de rescate “LUBA Salta” y dos de sus voluntarios vinieron a buscar a Lunita.

Los rescatistas pudieron constatar a su llegada el triste panorama, esta perrita sin posibilidad de moverse, no tenía comida ni agua, cargaba puesto un pañal inundado y una mirada que solo pedía ayuda. Parecía muy débil y asustada, los vecinos cuentan que estaba tan aturdida por los ruidos y gente extraña que en su afán de escapar casi se ahorca.

Afortunadamente buenas personas estaban allí para ayudarla y fue llevada al refugio.

La noticia se difundió y apareció una familia estadounidense dispuesta a adoptarla, con lo recaudado Lunita logró viajar. Sin embargo, su familia adoptiva no estaba bien informada sobre el  cuidado de un perro con discapacidad, lo que provocó que Lunita desarrollara una grave infección del tracto urinario.

Fue diagnosticada con una infección por estafilococo muy severa, como consecuencia de infestación de ácaros (Mange). La infección, la sarna y las heridas causadas quemadas de la orina hicieron que perdiera todo el pelo de la cintura para abajo, incluido el de su cola. Sufrió mucho, con 15 kilogramos estaba por debajo de su peso.

Lunita fue enviada con una nueva y amorosa familia adoptiva en otro estado.Tomó mucho esfuerzo, constantes visitas al veterinario y gran cantidad de medicamentos. Gracias a sus ganas de vivir y las atenciones que recibió logró recuperarse, además de alcanzar un saludable peso de 25 kilogramos.

Sin embargo, debido a su discapacidad requería un tratamiento médico que significaba un alto costo mensual, nunca le faltó nada, ya que contaba con un fondo de dinero recaudado que se utilizó para cubrir sus necesidades. Lunita no hubiera llegado tan lejos sin la generosidad de personas que realizaron donaciones y la colaboración de patrocinadores que enseguida quisieron ayudar a cambiar la vida de Lunita.

La familia que la adoptó era perfecta, desde entonces conoció la verdadera felicidad, y vivió rodeada de amor. La celebración de su undécimo cumpleaños el 15 de junio de 2018 fue todo un acontecimiento. Solo que nadie imaginó lo que sucedería al poco tiempo.

Personas de todo el mundo que se habían enamorado con su historia quisieron felicitarla ese día, colmaron de mensajes su página de Facebook Lunita’s Wish.

El recorrido de la vida de Lunita ha sido cuesta arriba, con su discapacidad venció cada obstáculo que parecía insuperable, nunca se rindió.

No le faltaron divertidas caminatas al aire libre y paseos.

Poco después de haber cumplido 11 años, su estado físico comenzó a deteriorarse, tuvo que ser recluida en la unidad de cuidados intensivos (UCI) para ser tratada.

La dueña anunció que estaba muy triste, Lunita se había ido para siempre. Falleció el pasado 8 de julio.

Expresó a través de Facebook que estaban devastados y no podían dejar de llorar.

“Siento que una parte de mi alma ha muerto. Nunca la olvidaré y lo mucho que ella significaba para mí. Ella cambió mi vida para siempre. La amaba mucho”.

Aprovechó la oportunidad expresar su agradecimiento a cada persona que oró y donó para ayudar a Lunita.

Let's get a move on Bella. I'll ask mommy to get us some ice cream after our walk

Let's get a move on Bella. I'll ask mommy to get us some ice cream after our walk.

Publiée par Lunita's Wish sur Lundi 18 juin 2018

Junto a su familia pudo tener y ser lo que todo perro ha merecido desde siempre. Pasó sus últimos años, rodeada de inmenso amor.

Bigodino / Facebook

Gracias por compartir su historia. Adoptar un perro o un gato con discapacidad llenará tu alma de amor y gratitud. El recuerdo de esta maravillosa perrita vivirá por siempre en nuestros corazones.

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!