Luno, el inocente perrito retenido en el aeropuerto y que algunos piden sacrificar

Luno es un perrito absolutamente sano, para quien volar en avión junto a su dueña desde Costa Rica hacia Madrid, España, se ha convertido en un verdadero calvario.

El Ministerio de Agricultura y la Subdirección General de Acuerdos Sanitarios y Control de Fronteras, prohibió al perrito la entrada a España sin considerar las «alternativas previstas en el Reglamento Europeo de transporte de animales de compañía».

Con su cartilla sanitaria al día, pero sin contar con un microchip (requisito exigido en España, mas no en Costa Rica), el perrito permanece retenido en el aeropuerto de Barajas, desde el pasado 14 de marzo.

Luno lleva 12 días en una triste jaula separado de su dueña, como si de una mercancía prohibida se tratara

Luno

Las autoridades de la Aduana del aeropuerto de Barajas, en Madrid, decidieron retener al perrito en una jaula, negándole su entrada al territorio español, así como ver a su dueña.

La mujer presentó la prueba antirrábica negativa de Luno, pero no el microchip, puesto que en Costa Rica no es un documento obligatorio.

Así que en la Aduana cuestionan que esa prueba realmente pertenezca al animal, a pesar de que el documento contiene todos los datos descriptivos del perro mestizo de color blanco.

La cuestión es que esta injusta retención de Luno como si fuera una cosa, está haciendo sufrir mucho al can.

Y por supuesto a su dueña, quien llena de miedo e impotencia ante las «incomprensibles» leyes en un país extranjero, teme perder para siempre a su amada mascota.

Afortunadamente, el equipo legal del Partido Animalista PACMA, junto con los servicios jurídicos de AGERAA (Asociación para la Gestión Ética y Responsable de Animales Abandonado), se han involucrado directamente en el caso, para interceder ante las autoridades y lograr una solución.

El dilema se basa en que «por un error en el abordaje en el país de origen y desconocimiento grave por parte de su dueña, el perro salió sin el microchip exigido en el país de destino».

Sin embargo, la normativa vigente establece que «las posibles incidencias en la llegada de animales a España, pueden ser subsanadas a la vista del Principio fundamental de Bienestar Animal», declara PACMA.

Además, el partido animalista señaló que las autoridades propusieron como primera acción la inaudita medida de SACRIFICAR a Luno. Pero, después, gracias a tanta mediación, determinaron reexpedirlo, es decir deportarlo.

«Las dos cosas son un auténtico disparate», sentenció PACMA, en sus redes sociales.

Y además explican las razones:

«La dueña del perro Luno no se encuentra en condiciones físicas aptas para viajar, además de que en Costa Rica no hay nadie que lo pueda recibir. La reexpedición no es una solución viable, y mucho menos el sacrificio de un animal sano».

Cuando a la mujer le notificaron que podrían sacrificar a su perrito rompió a llorar

La dueña de Luno es ciudadana española y comunitaria, con lo cual regresarse con su perro supondría que renuncie a todos sus derechos y que la deporten a ella también.

PACMA hizo un llamado a todos los responsables de animales, «a la seriedad, compromiso y responsabilidad cuando pretendan viajar con sus animales».

Pero, una vez que el animal llega a España, «es obligación de las autoridades resolver estas situaciones donde son SERES SINTIENTES los afectados, a la luz del nuevo Código Civil, que exige que los animales sean tratados como lo que son: dotados de sensibilidad y no como cosas o una simple carga en un vuelo aéreo«, enfatizan.

«Instamos al Ministerio de Agricultura que intervenga para evitar desenlaces fatales que deriven en padecimientos totalmente innecesarios para los animales y sus familias».

Tristemente, Luno está envuelto en un terrible dilema legal, es la víctima más afectada, sin tener la culpa de nada.

Se trata de un «descontrol en el país de origen, la ignorancia de la titular de Luno sobre las exigencias de entrada de animales en nuestras fronteras, y el poco interés de las autoridades españolas en resolverlo», alegaron desde PACMA.

PACMA, por su parte, propuso que «le realizaran a Luno un nuevo test antirrábico, que se le pusiera la vacuna y que guardara la cuarentena obligatoria de 21 días antes de ser entregado a su propietaria».

Incluso ofrecieron mantener al perrito en cuarentena en las instalaciones de AGERAA, pero la verdad es que hasta la fecha, no tienen respuesta.

«Todo es por falta de voluntad», sentencian.

ACTUALIZACIÓN:

PACMA compartió un avance sobre la situación de Luno, diciendo que el Juzgado Contencioso Administrativo de Madrid ha resuelto que el perrito al menos no será deportado hoy, sábado 26 de marzo.

Pero, ahora tendrán que valorar si detendrán su reexpedición hasta un nuevo juicio. Mientras tanto, PACMA insiste en pedir la regularización del animal.

Por suerte, tanto Andrea, la dueña del perro, como PACMA, están recibiendo una ola de apoyo masiva en las redes sociales.

Queremos creer que la Justicia obrará en favor de Luno. No es posible que por un simple trámite burocrático arrinconen a tanto sufrimiento a un perrito inocente.

Ayúdanos a levantar la voz, Luno merece permanecer al lado de su mamá y no en una jaula. Si lo regresan a Costa Rica, no dudamos de que morirá de tristeza.

Más noticias sobre: