Afligida mamá trata de mantener a flote a su cría fallecida y otros delfines se unen a su dolor

Todas las especies animales están siempre a merced de los actos que realicen los humanos en sus hábitats naturales, quienes deberían siempre ser conscientes que de alguna manera están invadiendo sus espacios, y por lo tanto deberían ser cuidadosos.

En esta ocasión un humano hirió mortalmente a la cría de un delfín, y al parecer la madre no aceptaba la horrible situación.

La madre lucha desesperada por mantenerlo a flote

Los delfines respiran afuera del agua, por lo que deben salir cada cierto tiempo a la superficie para así tomar el aire que necesitan, es en esas salidas cuando los humanos pueden verlos y maravillarse ante ellos, pero también hay quienes, por descuido o por desinterés, no actúan ante esta situación y al estar muy cerca de ellos, en botes o lanchas, los lastiman con la velocidad de sus motores.

Para Michael McCarthy esa fue la causa de lo que presenció cuando paseaba en su canoa, cerca de la costa de Waterway, Florida, y pudo ver cómo un pez plateado se asomó a la superficie, y después un delfín; Michael ha visto delfines muchas veces, así que enseguida supo que no se trataba de una salida normal.

Trata de que tome oxígeno usando su cuerpo para sacarlo a la superficie

Michael pensó en un inicio que se trataba de la cena del delfín, pero no era así, era una cría de delfín muerta, el otro delfín la estaba empujando a la superficie para que pudiera respirar.

“Pude ver de qué se trataba en un segundo, pensé que se trataba de una presa del delfín, pero lamentablemente no lo era, era una cría que estaba muerta”, declaró Michael.

El delfín cargaba a su cría sobre su cabeza e intentaba acariciarla, así es como los delfines realizan sus cortejos fúnebres, después llegaron otros delfines, que los rodearon, se unieron al cortejo fúnebre y además evitaron que algún depredador se acercara.

“La madre se dirigía al norte y, conforme avanzaba, otros delfines se acercaban a ella y después regresaban a donde estaban, sólo un delfín permaneció junto a ella todo el tiempo”, declaró Michael.

Michael pudo ver que el pequeño delfín tenía serias heridas, lo que le hizo pensar que probablemente una lancha le pasó por encima, y por lo tanto el motor fue lo que lo lastimó.

“Gran parte de mi vida estoy en la lancha y no es la primera vez que veo ese tipo de lesiones, es muy común que delfines y manatíes sean golpeados por lanchas que no moderan su velocidad”, declaró Michael.

Aunque podría pensarse que los delfines no pueden ser lastimados porque nadan, esto es falso, y más si se trata de delfines pequeños que no son tan rápidos como para escapar de un motor.

Es importante respetar el entorno de las especies, ya que es el lugar donde viven, y que los humanos invaden sólo porque pueden hacerlo.

No es la primera vez que vemos una escena como esta, en donde una madre trata de sacar a flote a su cría y otros delfines se unen su dolor reuniéndose para acompañarlos y despedir al miembro de su familia.

Estos cetáceos tienen una estructura social muy organizada, y son empáticos y sensibles

Comparte esta nota para generar conciencia sobre el respeto que merece el entorno en el que coexistimos, así como todos los animales del planeta, no queremos ver más madres delfines sufriendo.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!