Esta mamá pitbull y su cachorro llevan dos años esperando por un hogar que los acoja a ambos

No es secreto para nadie que el hecho de que un cachorro pase tiempo con su madre es muy beneficioso debido a que le ayuda a adquirir aprendizaje y habilidades sobre cómo socializar con personas y animales a través de la imitación, y en muchas ocasiones el hecho de separarlos puede causar un enorme daño emocional, generando en ellos comportamientos poco agradables.

Esta es la historia de Baxter y Kaiah, perritos que se quedaron sin hogar debido a que su dueño fue enviado tras las rejas, siendo así llevados a Windham Animal Control en Connecticut ya que no había otra persona que pudiera cuidar de ellos. Kaiah es la madre de Baxter, por lo que son muy unidos y en el refugio esperaban encontrar un hogar donde pudieran permanecer juntos.

Ante el repentino acontecimiento, Baxter y Kaiah se quedaron sin hogar

Ellos son excelentes perros, dulces, juguetones y les encanta estar rodeados de personas, pero a pesar de esto, son dos años los que han transcurrido y ellos aún se encuentran en el refugio a la espera de una familia que los adopte.

Desde el día que llegaron les han buscado un hogar, pero a pesar de todos los esfuerzos, no lo han logrado. En la actualidad Baxter tiene 8 años y su madre Kaiah tiene 10, y a pesar de que ya no son unos cachorros, siempre se los ve jugando juntos.

Ellos dos son realmente amorosos

Cada vez que los voluntarios se les acerca demuestran su disposición de interactuar con las personas, esperando que los llenen de mimos.

Baxter es muy juguetón, en ocasiones le colocan una sudadera y hace el juego de pittie y logra volar por el aire. Mientras que Kaiah es toda una dama, llena de amor y suavidad, el ser gentil es parte de su personalidad. Ambos tienen un gusto muy especial por las golosinas y siempre se acurrucan juntos para dormir.

Todos en el refugio tienen mucho aprecio por ellos

Cuando  les colocan  la correa para que caminen junto a los voluntarios del refugio, se les ve un poco molestos e inconformes. Disfrutan mucho de correr y jugar dentro de las instalaciones, dando la sensación de que realmente aman la libertad.

Cuando les corresponde el turno de estar en el patio, le sacan provecho hasta el último instante, van al baño, olfatean lo que está a su alrededor, corren y juegan. Cuando retornan se acurrucan juntos y duermen hasta que llega la hora de cenar.

Con algo de suerte y con la ayuda de las personas estos dos podrán conseguir un hogar pronto

Windham Animal Control

Baxter y Kaiah se merecen conseguir un hogar y ser adoptados por la misma familia. Ellos son geniales, saben convivir con las personas, y especialmente con los niños. Es por ello que las personas que trabajan en el refugio no pierden la esperanzas de conseguirles un hogar donde sus nuevas padres sean pacientes y puedan comprenderlos y amarlos.

¡Comparte esta historia con otras personas para motivarlos a no separar a las madres de sus hijos y adoptarlos juntos!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!