Milagrosamente regresa a los brazos de su dueño tras vagar por 8 días en los túneles de un tren

Cuando un perrito se pierde es una experiencia que nadie desea vivir, es una angustia que cada día que pasa se vuelve más grande. Esto fue lo que le sucedió a Pablo y a Julia cuando su perrita galgo Nona salió de su casa en Barcelona y corrió hacia los túneles del tren de la ciudad.

Enlaces patrocinados

Estos perritos se caracterizan por su elegancia, su rapidez y su agilidad. Durante décadas han sido protagonistas de cientos de carreras ilegales. Esta raza de perros también ha sido usada para cazar conejos y liebres en el campo.

Cuando consideran que han perdido esas facultades y habilidades son abandonados a su suerte. Eso fue lo que vivió Nona tras ser rescatada.

Tristemente muchos de estos peludos tras ser abandonados quedan con secuelas por los malos tratos que recibieron por sus antiguos dueños. Generalmente se les puede ver nerviosos, asustados y desconfiados.

El proceso de recuperación de Nona la hizo pasar de ser una perrita temerosa e introvertida a una perrita feliz y agradecida por tener una nueva oportunidad de vivir en un hogar lleno de amor.

Pablo y Julia decidieron adoptar a Nona para hacerla parte de la familia y brindarle un lugar donde vivir tranquila y feliz. Para su cuidado contrataron a una persona, pero no sabe cómo Nona escapó de la casa.

Enlaces patrocinados

“Cuando se te pierde una mascota es como si perdieras a un ser querido. Lo buscas por casa y ya no está. Mi otro perro dejó de comer durante 48 horas debido a la angustia“, dijo Pablo.

La angustia y la desesperación invadieron la vida de Pablo y Julia, hasta que finalmente, después de ochos días tuvieron noticias de su amada mascota.

Tras salir de su casa, Nona se dirigió a uno de los trenes de la ciudad, saltó el andén de seguridad y se metió por los túneles. La organización Galgos 112 recibió la alerta de que Nona había sido vista corriendo cerca de las vías del tren.

Pero después de días intensos de búsqueda una mujer llamada Elena avisó que había visto a la perrita en unos matorrales cerca de un barrio de la zona. La mujer la llevó hasta una veterinaria en donde la examinaron.

Enlaces patrocinados

Nona estaba muy agotada, por suerte solo se había hecho daño en una pata, pero gracias a eso pudieron recuperarla sin que huyera asustada. Milagrosamente, Nona no tenía consecuencias graves a pesar de haber estado expuesta al peligro latente que implica estar dentro de los túneles de un tren operativo.

“Para muchos de ellos era solo un perro perdido. Llegamos realmente a un punto de desesperación en que les advertí con que iba a ser yo el que iba a entrar a las vías a buscarla. Por suerte, encontré a varios agentes de la Guardia Urbana que mostraron sensibilidad y se propusieron ayudarme”, agregó Pablo.

Afortunadamente, Nona volvió a reencontrarse con su familia tras haber estado deambulando y poniendo en riesgo su vida.

Celebra el regreso de esta perrita a casa compartiendo su emotiva historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!