El perrito más fiel sacrifica su vida luchando contra una cobra mortal para salvar a su familia

Dai Bao era un hermoso perrito siberiano, para quien la fidelidad, el amor, y la gratitud hacia su familia, llegó a límites insospechados, al punto de sacrificar su propia vida.

Y es que quien veía las fotos de este perrito de pelaje tan brillante y de mirada cautivadora, cuando era un triste y desahuciado callejerito, no podía creer que se tratase del mismo perro.

Dai Bao, tras pasar una dura vida de desolación, abandono y desamparo en las calles, padecía desnutrición, alopesia y varias enfermedades de las que los cachorros domésticos son tratados al nacer, pero que los callejeros sufren sin solución.

Fue a principios de julio de 2019, cuando un hombre llamado Ye Yufang Yap, se enteró de su triste situación a través de una publicación de Facebook de un grupo que rescata animalitos callejeros, en la comunidad de Taiping.

Se trataba de un perrito abandonado en las calles de Houlang, en Malasia, en condiciones realmente lamentables. Sus fotos le desgarraron el corazón, así que no dudó en acudir con su hijo para alimentarlo. Lo que vio era francamente desgarrador: flaco, descuidado, sucio y enfermo, nadie quería adoptarlo.

Fue así como con apenas 14 kilos, con una grave enfermedad en su piel, y en una delgadez extrema después de una inanición prolongada, la familia Yap, a petición de los rescatistas, decidió adoptarlo para siempre.

En cuestión de un par de meses, no quedó rastro de aquel perrito vulnerable, enfermo y desnutrido. Y se convirtió en un peludo verdaderamente majestuoso, fuerte y amoroso.

Y aunque su familia fue testigo de varios actos de amor del perrito, como si quisiera agradecerles todo lo que habían hecho por él, no pudieron imaginar que su corazón era así de enorme y que su valentía y fidelidad llegaría tan lejos.

Dai Bao demostró en un acto increíblemente heroico que era el más fiel de todos

Fue la mañana del pasado sábado cuando en la vivienda familiar, solo se encontraba la abuela y el pequeño de la familia. El niño escuchó los quejidos de Dai Bao y acudió rápidamente al jardín para ver qué sucedía. Quedó realmente consternado al ver que su perrito se debatía en una lucha cuerpo a cuerpo contra una cobra mortal de casi 2 metros de largo.

En un momento dado, el valiente Dai Baom aflojó su mandíbula y terminó mordido y colapsó en el suelo.

El menor vio cómo su perrito de inmediato comenzó a jadear, le sangraba la nariz y las cejas estaban hinchadas. Aunque actuaron apenas los padres llegaron al domicilio, y lo llevaron al veterinario, tristemente era demasiado tarde.

Sus dueños descubrieron que Dai Bao se había enfrentado a la cobra en plena puerta principal. Claramente, el perrito actuó como el mejor angelito guardián de su familia, ya que de no ser así, el animal mortal pudo haber entrado a la casa y atacar al pequeño, o a la abuela.

Parecía que el perrito todavía tenía mucho que agradecerles por haberlo salvado, y una vez más quiso pagarles el favor, pero esta vez lo hizo de una manera tan trágica como heroica.

Ye Yufang reveló que finalmente el perrito murió dando su vida por toda la familia, y ellos decidieron enterrarlo debajo de un gran árbol al lado de la casa, que era uno de sus lugares favoritos.

Ahora saben que desde el otro lado del arcoíris, Dai Bao los estará esperando. Y aunque lloran amargamente su partida, vivirán eternamente agradecidos por ese infinito acto de amor que no podrán olvidar jamás. ¡Sin duda, no merecemos los perros! ¡Comparte!