Muere la jirafa bebé rechazada por su madre y cuidado por un perrito hasta su último suspiro

Los animales son los seres vivos que más lecciones de amistad y amor incondicional nos dan. Y es que siempre están dispuestos a dar lo mejor de sí para ayudar a quien lo necesite, sin importar su color, tamaño, raza o especie.

Tal como sucedió, en Sudáfrica, entre un hermoso perrito llamado Hunter y una indefensa jirafa macho que fue dejada, inexplicablemente, a su suerte por su madre, para posteriormente ser acogida en el refugio Rhino Orphanage. Puedes leer la historia completa aquí.

Fue amistad a primera vista

Desde el primer momento en que Hunter se percató del mal estado de Jazz, la jirafa macho, no se separó de su lado, ayudándolo y motivándolo a mantenerse con vida. Fue gracias a él que Jazz accedió a alimentarse y levantarse.

Los rescatistas también daban su mejor esfuerzo para conseguir ayudar a Jazz, quien parecía responder muy bien a los tratamientos, cuidados, y principalmente al amor que se le daba día a día.

Eran inseparables

Todos tenían la esperanza de que Jazz podría recobrar la salud para pasar muchísimas tardes de diversión junto a su mejor amigo Hunter; sin embargo, tristemente no pudo ser así y el pasado 5 de diciembre el refugio dio una triste noticia:

“Nuestro equipo está destrozado mientras anunciamos que nuestro hermoso y valiente chico, Jazz la jirafa, falleció. Los últimos 2 días antes de que lo perdimos, Jazz comenzó a verse inestable en sus piernas y muy aburrido, casi como si no fuera consciente de todo. De repente se desplomó y pudimos ver sangre en sus ojos; su ritmo cardíaco cayó y mostró sistemas neurológicos. Su amigo Hunter sabía que algo estaba mal, ya que se quedó al lado de la jirafa de nuevo y no se separó para nada. Jazz dio su último aliento al lado de Hunter y de todas sus mamis humanas”, señaló el refugio.

Jazz falleció a causa de un derrame cerebral y, solo entonces, se tuvo una explicación al por qué había sido abandonado por su “mala madre”, en realidad, ella sabía que estaba enfermo y que no lograría sobrevivir.

“Jazz tenía hifema (sangre en los ojos), además de una hemorragia cerebral que puede deberse a un defecto genético o a un sistema de válvulas poco desarrollado. No podía regular la presión arterial a su cerebro y por lo tanto se produjo el sangrado entre los ventrículos. Todos nuestros esfuerzos fueron en vano. Así que, por fin sabemos que Jazz no tenía una mala madre jirafa que lo dejó, ella lo sabía”, puede leerse en el comunicado hecho por el refugio.

Con la partida de Jazz, Hunter quedó desolado, siendo el último en abandonar el lugar vacío donde vivió muchos momentos felices a su lado.

“Hunter se quedó hasta el final y se despidió de Jazz. Se sentó frente a la habitación vacía por un tiempo y después buscó a nuestros cuidadores para sentirse confortado. Vamos a actualizar a todo el mundo sobre su progreso, ahora puede volver a entrenar para convertirse en un perro guía, está alimentándose bien y jugando con su hermano de nuevo, es un chico tan bueno”, dijo Anne Deventer, la fundadora del refugio.

¡Vuela alto, Jazz!

Just when we thought it couldn't get any cuter, sweeter and more heart-warming, this happened.The bond and understanding between Jazz the giraffe and Hunter our AP Belgian Malinois is astonishing.#orphanedgiraffe #savingwildlife #wildliferescue #oddanimalcouples #interspeciesrelationships #animalbonds #malinois #antipoachingdogsMorongwane Game Heritage your little one is in good hands with Hunter

Publiée par The Rhino Orphanage sur Vendredi 22 novembre 2019

Sin duda, Jazz ha dejado un vacío muy grande en todo aquel que conoció su historia, sobre todo en su mejor amigo Hunter, esperamos que pronto pueda recuperarse de esta gran pérdida, en la que mostró una vez más que los animales tienen el corazón más puro.

Fue la jirafa bebé más tierna

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos. Recordemos por siempre la gran amistad entre Hunter y Jazz para honrar su memoria.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!