Compra dos vestidos de novia a juego para que su hija perruna la acompañe camino al altar

¿Quién dijo que solo las mujeres pueden ser madrinas de novia? Indudablemente, son muchas las personas que se encariñan tanto con sus mascotas que en momentos importantes ellas se convierten en protagonistas y testigos.

Así le pasó a Jennifer Hindieh, que antes de dar el gran sí invirtió mucho tiempo buscando un vestido que la hiciera sentir única y especial.

Entusiasmada por lucir hermosa el día de la boda, también pensaba en su perrita

A diferencia de muchas otras novias, Jennifer escogió dos vestidos, ella y su perrita Bailey caminarán juntas al altar en compañía del padre de la futura esposa.

Bailey, feliz de complacer a su dueña en un momento tan importante

Jennifer Hindieh y su novio adoptaron a la perrita en el refugio de Animales North Hempstead en Nueva York cuando sólo tenía 5 meses de edad. Desde entonces, Bailey se convirtió en un miembro más de la familia.

Una verdadera familia tiene una mascota en casa

Desde que la joven pareja se comprometió después de 7 años de estar juntos, sabían que Bailey, amigable y juguetona, no dudaría ser el alma de la fiesta pautada para septiembre.

Mientras compraba su vestido de novia, Hindieh se dio cuenta que su fiel compañera también debía lucir algo que la hiciera sentir especial, así que decidió comprarle un vestido de novia en la línea de CocoAndBushkaCouture, en Etsy.

Bailey lucirá tan hermosa como su dueña el día de la boda

Muchos quizás piensen que cargar un vestido de novia sea algo incómodo para la perrita, pero Bailey está acostumbrada a usar sudaderas con capucha cuando sale a caminar con Jennifer, así que usar un vestido de novia no será un problema para la tierna perrita.

Ambas caminarán al altar con hermosos vestidos diseñados especialmente para ellas.

Al medirle el vestido a Bailey, Jennifer Hindieh y su madre se emocionaron tanto que fue inevitable no pensar en la emotiva escena de ambas caminando por el altar recibiendo la mirada de todos los invitados. Al comprar el vestido señala Hindieh:

«Decidí comprarle un vestido porque, honestamente, ella es mi familia, mi bebé y nuestra vida con ella es lo que hace que cada día sea tan especial, no sé si alguna vez podré tener hijos, pero para mí, es como mi hijo».

Bailey es por mucho, una perrita rescatada y agradecida que lucirá un hermoso vestido el día más importante para cualquier mujer, Jennifer Hindieh caminará al altar junto a la perrita que rescató. Desde ya, sabemos que lucirán hermosas y que se robarán las miradas de todos.

Rescatar una mascota es sinónimo de vida y de inolvidables momentos. Comparte esta historia para que sean más los perritos que llenen de alegría la vida de otros.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!