Mujer se da cuenta de que el perro que recogió del peluquero es el equivocado porque la mira feo

Una mujer terminó absolutamente desconcertada y sorprendida cuando al pensar que se llevaba a su perro tras recogerlo del peluquero, de pronto vio una actitud demasiado extraña en su mascota.

Tykesha Cherry se llevó una sorpresa nada más subir a «su perro» al coche

Después de tener las peores sospechas, ella decidió tomarle una fotografía a «su perro». Lucky, de 10 meses, iba sentado en el asiento del coche junto a Tykesha, pero claramente algo raro le sucedía.

Su expresión en el rostro de inmediato reveló su cara de pocos amigos y que no estaba cómodo para nada.

De inmediato, el cachorrito miró de la manera más sospechosa hacia la cámara. Fue entonces cuando Tykesha, que vive en Virginia, Estados Unidos, decidió hacer una videollamada a su novio. Ella quería que su pareja la ayudara a escudriñar qué pasaba con su amado caniche maltés.

Lucky por lo general era el más amoroso y cariñoso y ahora se veía tan enojado

perro

«Fui a recoger a mi cachorro, entré y la señora del mostrador dijo: ‘Oh, ¿estás aquí por Bentley?’. Dije, ‘no, estoy aquí por Lucky'», contó la dueña de Lucky.

«Mientras ella se alejaba para buscar al perro, yo estaba lidiando con el recibo. Miro hacia arriba, y veo a un perro frente a mi. No tuve la oportunidad de verlo bien, todo lo que vi fue blanco. Voy al auto y lo meto. Se dio la vuelta y pensé ‘se ve tan diferente'», explicó Tykesha.

Una vez ya de camino a casa, solamente cuando llamó repetidamente a su lindo Lucky, sin obtener respuesta alguna, notó diferencias en el patrón de su pelaje. También se pudo dar cuenta de que sus patas, rosadas y suaves generalmente, ahora estaban secas.

Claramente, ese no era su perro

«Para asegurarme, llamé por video a mi novio, Quinn, y le mostré el perro. Él dijo ‘uh, se ve diferente’. Le dije a Quinn que estaba a punto de empezar a conducir y me dijo ‘no lo hagas’. Estoy empezando a pensar que no es Lucky», dijo la mujer.

«Estaba mirando sus patas y sus orejas. Me di cuenta de que Lucky no tenía esa cosa rara alrededor de los ojos. Fue entonces cuando supe que este no era mi perro», señaló atónita.

A Tykesha no le quedó otro remedio que volver a la peluquería con el perro impostor debajo del brazo. Cuando se lo entregó a los trabajadores del lugar y les contó sus sospechas, inmediatamente le confirmaron que ese peludito enojón en realidad era otro llamado Bentley.

El personal totalmente confundido y avergonzado le devolvió sin dudar al Lucky verdadero

«Salté directamente del auto y corrí de inmediato. Era la misma mujer que estaba en la puerta y dijo: ‘¡Hola, Bentley!… Yo estaba como ‘este no es mi perro, ¿dónde está mi perro? ¿Dónde está mi cachorro? Todos estaban en shock. Entiendo la confusión, ambos son blancos, pero pensé que tendrían etiquetas en la parte posterior o algo así», reflexionó Tykesha.

«Definitivamente me sentí aliviada cuando me reuní con Lucky».

A pesar de la terrible confusión y gracias a que todo acabó de la mejor manera, Tykesha asegura que volvería al mismo lugar, piensa que un error lo comete cualquiera.

Sin embargo, desde que difundió las imágenes en las redes, muchos internautas se dedicaron a desprestigiar a la peluquería diciendo que ni de broma llevarían a sus consentidos allí para terminar perdiéndolos.

Ella en realidad piensa que no se merecían tantos ataques de las redes por su error. Al punto que los propios empleados del lugar se sorprendieron con la buena y comprensiva actitud de Tykesha.

Tykesha explicó que si bien al principio casi se le paraliza el corazón, después se estaba riendo, especialmente por la actitud de Bentley, que no entendía en lo absoluto qué hacía en ese coche con esa mujer desconocida.

«La publicación y la anécdota fue divertida, así que voy a sacar lo bueno y lo gracioso de la situación», concluyó.

Esperamos que en lo sucesivo la dueña de Lucky tome todas las precauciones del caso para asegurarse de llevarse a la mascota correcta.

Más noticias sobre: