Mujer se encuentra con un elefante hambriento y desesperado derrumbando la pared de su cocina

Al caer la noche, las personas resguardan sus casas y bienes para sentirse seguras antes de irse a sus camas. Por eso es común que pasan cerradura a las puertas y ventanas con el fin de evitar que cualquier intruso irrumpa en medio de la noche. Sin embargo, una familia en Tailandia no pudo hacer absolutamente nada para contener la fuerza de una criatura mucho más lista y grande que ellos.

Este elefante bribón no sabe de límites.

Por asombroso que suene, un elefante derribó la pared de la propiedad para hurtar algo de la cocina. El gusto del animal les valió a estas personas no solo un gran susto, sino daños en la estructura de la casa.

Parece que alguien estaba hambriento.

Alrededor de las 2 a.m. del domingo 27 de junio, un elefante adulto llamado Plai Bunchuay entró sin autorización a una casa en el estado de en Hua Hin, al sur de Tailandia. Según se dio a conocer por los medios locales, la criatura rompió la pared por una increíble causa: una apetecible paquete de arroz.

Asustados por un estruendoso ruido en medio de la noche, Rachadawan Phungprasopporn corrió junto a su esposo hasta la cocina y se llevaron tremenda sorpresa.

Así quedó la pared vista desde afuera.

Rachadawan quedó impactada al ver el agujero en la pared de la cocina y los enormes colmillos de marfil dentro de la casa, mientras que la trompa curiosa tomaba todo lo que encontraba a su paso.

Hubo una cosa que captó la atención del animal, Plai abrió un paquete de arroz frente a los ojos de la pareja y se lo comió.

El elefante estaba inspirando, hurgando entre los gabinetes.

Según comentó la mujer, esta no es la primera vez que el elefante se acerca a su casa pero nunca había intentado nada de esta índole.

 “Este elefante es muy conocido en el área porque causa muchas travesuras.  Llegó a la casa hace unos dos meses y estaba mirando a su alrededor, pero no dañó nada en ese momento”, declaro Rachadawan.

Después de esta insólita experiencia, la pareja deberá aprender un par de cosas acerca de la curiosas criaturas. Además de eso, deberán poner manos a la obra en la reparación de la casa pero el daño no fue tan pequeño.

“Hablamos con los oficiales de vida silvestre locales y nos dijeron que no dejáramos comida en la cocina porque el olor atrae a los elefantes, así que seguimos sus consejos. La reparación del muro costará alrededor de 50.000 baht (1.577 $)”, expresó la dama.

Para esta local, “fue divertido ver al elefante así, pero también preocupa la posibilidad de que pueda regresar”. Seguramente las autoridades deberán tomar cartas en el asunto e intentar atrapar a este elefante bribón. Solo esperamos que lo traten con respeto y puedan trasladarlo a algún refugio donde viva feliz sin lastimar a nadie.

Muchas veces los cazadores acorralan a estas criaturas y estas terminan perdidas en asentamientos de comunidades. Comparte esta noticia e infórmales a tus amigos las curiosidades que pasan en el mundo.