Queda atónita al ver que 5 bebés de días eran las responsables de que no se encendiera el auto

Si hay algo que agita el corazón de alegría de miles de personas amantes de los animalitos es ver pequeñas crías que llegan a este mundo para hacerlo más diverso. Esta alegría en ocasiones puede ser el resultado de una sorpresa al encontrar el nido en lugares menos pensados.

Las ardillas pueden tener de 2 a 5 crías.

Recientemente Katie LaBarbera escuchó a sus vecinos desde la ventana un poco agitados, no habían conducido por un poco más de una semana y cuando fueron a prender el auto se negaba arrancar.

Dispuestos descubrir lo que estaba sucediendo abrieron el capo y notaron un montón de ramas y hojas que cubrían todo el motor del automóvil.

Tienen una o dos camadas por año.

LaBardera decidió salir de su casa y preguntar si podía ayudar en algo, notó que entre las hojas secas se encontraba un nido de ardilla. LaBardera es bióloga y siente cierta fascinación por los animalitos así que estuvo dispuesta a ayudar. 

Entre las hojas reconoció a una ardilla flaca y medio sin pelo, pensó que se trataba de la madre que estaba alimentando a sus pequeñas crías en un lugar poco convencional.

En el motor había cuatro ardillas recién nacidas.

LaBardera comenta que las ardillas hacen muchos nidos, por lo que esperaba poder trasladar a la pequeña familia a un lugar más seguro. En su cuenta de Twitter la joven publicó:

«De lejos, la mejor opción hubiera sido cerrar el capó y no usar el automóvil durante un mes, pero mi vecino no era fanático de esa idea. Así que agarré una caja y puse el nido con los bebés adentro”.

Si bien las crías estaban a salvo ahora quedaba esperar que la madre saliera y reconociera a sus bebés.

Decidieron ubicar la caja cerca de un gran árbol y hacer que la mamá los olfateara, pero ella parecía estar muy molesta con lo que habían hecho.

Prefieren vivir en zonas boscosas y en nidos de árboles.

LaBarbera sabía que si no los reconocía antes del anochecer las crías quedarían huérfanas, así que buscó la manera de llamar la atención de la madre.

Nacen con los ojos cerrados, sin pelo y con las orejas dobladas hacia el cráneo.

Tomó una de las crías con sus manos, al tacto desconocido el bebé chilló, esto hizo que la mamá apareciera y olfateara el resto de la caja.

Estaba aliviada de poder tener a sus crías aunque en un lugar muy diferente del que ella había planeado. Sus bebés estaban sanos y salvo ahora debía acomodarlos en un nuevo nido.

«Corrió por el patio de un vecino, debajo de una ceca, hasta el tronco de un árbol grande que apenas comenzaba a brotar, y desapareció en un agujero en la base de una rama grande. Después de eso no necesitó ninguna ayuda: sabía dónde estaban sus bebés. Uno por uno, ella fue a buscar a los tres restantes”.

Gracias a Labarbera por preocuparse al reunir esta pequeña familia. Ella espera poder seguir observándolos y brindarles ayuda las veces que sea necesario. Por ahora, deseamos que los bebés crezcan sanos y fuertes para que puedan trepar con su madre muchos más árboles.

Para aquellos que no conducen por estos días de aislamiento recuerda siempre revisar el auto, no se sabe si alguna familia de ardillas haya encontrado un nuevo lugar para descansar. Cuidar a los animalitos depende de nosotros, hacer posible que más personas conozcan de este lugar secreto para anidar es posible compartiendo la nota.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!