Una niña de 3 años sobrevive gracias a su leal perro después de desaparecer durante 12 horas

Las mascotas son unos de los seres vivos más fieles y leales que se pueden encontrar; estos pequeños son capaces de amar cada detalle de su humano, al punto que por alguna situación, por muy complicada y difícil que parezca, serían incapaces de abandonar a sus dueños.

En Qulin, en el condado de Butler, Missouri, se desplegó una enorme búsqueda por parte del Departamento de Policía para hallar el paradero de una pequeña niña de tan solo 3 años de edad. La niña llamada Remy Elliott, fue a pasear en el maizal de la granja familiar a las 8 pm y no volvió a salir de él. La ausencia de la pequeña a tan altas horas de la noche alertó a los familiares, especialmente a su madre, Timber Merritt.

Merritt empezó a llamar por el nombre de la pequeña cerca de un bosque, pensando que la niña estaba en un lugar poco posible, pero no recibía respuestas a sus llamados. Por esa razón, la mujer rápidamente le pidió a varios vecinos de la zona, amigos y familiares, para que la ayudaran en su búsqueda, y después le solicitó a las autoridades a unirse y agilizar la misión.

La búsqueda de la pequeña empezó siendo conformada por 75 personas, pero debido a que pasaban las horas sin encontrar pistas sobre la niña, la tarea se intensificó habiendo más de 100 voluntarios y 2 helicópteros para encontrar a Remy.

La mayor preocupación de la madre era que la pequeña de 3 años estaría sola en la oscuridad, pero después notó que la mascota de la familia había acompañado a la niña. La mascota es una adorable perrita llamada Fat Heat, una hermosa Yorkshire Terrier.

Todos se sintieron aliviados cuando después de 12 horas de intensa búsqueda, la situación tan estresante había desaparecido. Para sorpresa de todos, la niña estaba dormida abrazando a Fat Heat adentro de un maizal, a menos de 2,5 kilómetros de su hogar.

El Departamento de Policía dio la buena noticia tras finalizada la búsqueda en sus redes sociales, dándole sus felicitaciones a la adorable perrita que estuvo con la niña toda la noche. Las autoridades explicaron que la pequeña no respondía a los llamados, porque el maizal funciona como aislante del sonido.

“Si alguien grita tu nombre puedes oírlo, pero no sabes de dónde viene”, explica la madre de Remy.

Good Morning America

La pequeña fue llevada inmediatamente a un centro hospitalario para su evaluación, y a pesar de que las hojas de maíz pueden generar cortadas muy fuertes, la pequeña no tenía ni un rasguño, pero sí tenía un centenar de picadas de mosquitos.

Puedes ver el reporte de la búsqueda en el siguiente vídeo:

Seguramente, la compañía de Fat Heat fue de mucha ayuda para la niña durante las doce horas que estuvo perdida en el maizal. Las mascotas siempre serán los mejores amigos que la vida nos puede dar.

¡Comparte y comenta esta noticia con tus amigos, y valora la amistad que tienes con tu mascota!

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!