Kennedy, la pequeña que le dice las cosas más divertidas a sus Pugs

Los pequeños de la casa pueden ser increíblemente originales con sus ocurrencias y sus formas de expresarse, su inocencia hace que digan las más sinceras cosas que se les ocurren y que a cada momento salga a relucir su amor más puro por aquello que los hace felices.

Esta dueña y sus perritos no descansan de tanta diversión.

Por eso, los niños que crecen junto a mascotas aprenden a apreciar un poco más la simpleza de la vida, pues los animales siempre están dispuestos a demostrar su amor incondicional a quienes estén dispuestos a recibirlo, pidiendo a cambio solo un poco de cariño.

Su mamá le pregunta: ¿Por qué no los pones a pintar con el pincel? Y ella le responde: Mami, ellos no tienen manos

Es por eso que la pequeña Kennedy ha crecido para tener los mejores amigos del mundo, se trata de sus tres pugs que la acompañan todos los días en sus aventuras y hacen que hasta pintar en su cuaderno de dibujos sea lo más divertido del mundo.

«Tahlulabelle, qué tal si hoy me ves pintar, pero no babeés el papel así», le dijo Kennedy.

A ella le encanta compartir los sus hallazgos más divertidos en el internet con ellos, en especial con Tahlulabelle, que es su favorita y la mejor de sus amigas, aunque algunas veces se les hace un poco difícil entender a su energética dueña.

En los pocos momentos de tranquilidad ellos le hacen compañía.

Además de correr por toda la casa con sus perros, cantarles, brincar sobre la cama cantado “tres pugs saltaban en la cama, uno cayó y se hizo un chichón”, imitar escenas de películas de Disney, tocar el tambor con las pancitas de sus perritos y compartir su chicle con ellos, su actividad favorita para compartir con sus tres amiguitos es disfrazarse.

Sus disfraces son de lo más originales

@circus_pugs

A Kennedy le encanta disfrazarse junto a sus tres Pugs, en especial para Halloween. Este año la familia se disfrazó con la temática de Monsters, Inc. Kennedy era Sulley y los tres perritos eran, Boo, Roz y Mike. En anteriores ocasiones ella y sus perritos han utilizado disfraces de lo más ingeniosos.

«Cuídate Wazowski, cuidadito»

La niñita adora a sus pugs, cada una de sus facciones, sus colitas enredadas y su expresión tierna debajo de tantas arrugas, aunque algunas veces invade su espacio personal más de lo que ellos desean, poco a poco ella ha aprendido a interactuar mejor con ellos.

Todos los días, Kennedy le canta a su querida Tahlulabelle


Otra de las cualidades positivas que influyen en los niños que se crían teniendo una mascota es el sentido de responsabilidad que crece en ellos, tener a su cuidado a un ser vivo los hace más empáticos, pero sobre todo hace que sus días se llenen de diversión y el más dulce cariño.

¡Te invitamos a compartir esta historia con otras personas para que dejen que sus niños jueguen con sus mascotas libremente y así desarrollen la más preciada de las cualidades humanas, el amor!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!