La perrita que querían sacrificar porque perdió 2 patas inspira a las prisioneras de una cárcel

Hay criaturas que llegan a este mundo para dar a todos los mejores ejemplos de fortaleza y superación. Y estos testimonios no surgen solamente de las personas, pues también existen animales que se ven obligados a enfrentar situaciones bastantes severas en la vida pero las asumen de la mejor manera.

Tal como lo ha hecho Cora, una perrita caniche de 7 años que se ha convertido en un perro de rescate de amputados después de sufrir un terrible accidente.

Esta pequeña logró sobrevivir a un accidente automovilístico en el que sus piernas, pelvis y cadera quedaron completamente destrozadas.

Pese a la amarga situación, esta chica ha logrado salir adelante y se ha convertido en una gran inspiración para todos, especialmente para su dueño Zach Skow.

Cora es considerada por sus conocidos como una “niña milagro”.

Zach Skow, de 40 años, vive en Tehachapi, California y fundador del refugio de rescate de animales sin fines de lucro Marley’s Mutts. Al parecer Cora había llegado al refugio poco después de sufrir el accidente automovilístico y algunos pensaron que lo mejor sería sacrificarla.

Cora con su amoroso responsable Zach.

Para Zach todo lo que él pueda hacer por Cora es realmente poco, pues considera que ella es quien realmente aporta la mejor parte a la relación al convertirse en una luz para todos.

Ver a esta peludita en acción es casi milagroso pues detrás de sus ojitos hay una gran fortaleza.

Pese a no tener sus extremidades delanteras, Cora es capaz de correr y sentarse con ayuda de sus patas traseras. La perrita orejitas rosa está perfectamente adaptada a esto y la ausencia de sus patitas frontales no le ha impedido dejar de jugar con sus amigos caninos.

Cora simplemente ha sabido cómo adaptarse a esta nueva manera de vivir y lo ha hecho de la mejor forma.

Cora junto a uno de sus hermanitos caninos.

Pero para Cora no todo es diversión, pues esta perrita también desempeña un papel importante en la sociedad. La peludita participa junto a su dueño en un programa de prisión de cambio positivo, en el cual las personas encarceladas comparten con caninos rescatados para iniciar juntos un proceso de rehabilitación.

«Las chicas de nuestra clase del centro de detención de justicia juvenil la llaman ‘La chica milagrosa'», comentó Zach.

La verdad es que esta amiguita no es sólo un milagro viviente, sino una fuente de optimismo y superación. Resulta increíble que un ser tan pequeño tenga en su interior la fortaleza tan grande y optimismo que demuestra Cora, sin duda es un gran ejemplo de superación para muchos.

Por muy dolorosa que fue su amputación, esta perrita apostó por seguir adelante y ahora es realmente feliz. Comparte su historia y ayúdanos a multiplicar su entusiasmo por el mundo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!