Niño de 9 años corre a meter sus manos en la alcantarilla para rescatar al gato que rogaba ayuda

En ocasiones los adultos se sumergen tanto en sus problemas que ignoran a los niños que tienen a su alrededor y toda la sabiduría que emanan con sus vidas. Por eso en esta ocasión, ante la historia de valentía del pequeño Miguel Nascimento, no podíamos pasar indiferentes. 

Este chiquillo de solo 9 años dejó de lado la diversión para lanzarse al rescate de un gatito indefenso que estaba a punto de ahogarse en una alcantarilla.

Todo quedó registrado en un hermoso vídeo.

La tarde del 19 de junio, el pequeño residente de Río Verde, en la región suroeste de Goiás (Brasil), se encontraba jugando con sus amiguitos en la calle cuando los aullidos de un animal captaron su atención.

De inmediato buscó el origen de ese sonido.

Miguel supo de que se trataba de un llamado de auxilio y dejó de lado su cometa para dar con el paradero de la criatura. De hecho, el niño no estaba equivocado y un gatito en aprietos suplicaba ayuda desde una alcantarilla.

Fue un momento decisivo para el felino.

El rescate duró segundos pero el gesto del pequeño tiene un valor que quedará para toda la vida. Su heroico espíritu lo impulsó a salvar una vida.

“Dejé mi cometa en el suelo y mi amigo Daniel me ayudó. Empujé al gato debajo de la rejilla y luego lo tiré con la ayuda de mi amigo”, dijo el niño.

Lo que Daniel no sabía es que su acto de solidaridad había quedado registrado en el teléfono del  fisioterapeuta Adejair Júnior Leal, quien trabaja frente al lugar donde tuvo lugar el rescate. Conmovido por la actitud del niño, este hombre decidió publicar el vídeo del rescate.

“Ver escenas felices, ver escenas que nos hagan tener fe en la humanidad siempre es bueno para evolucionar”, dijo Leal.

Así como Adejair quedó conmovido por el acto de Daniel, también las miles de personas que han visto el video. Lo que pocos saben es que el amor del chico por los animales tiene antecedentes.

De hecho, el pequeño tiene a un gatito que rescató hace seis meses.

“Cuando lo atrapé [el gato], estaba muy flaco. Después empezamos a darle de comer y agua y empezó a engordar. Me gustan mucho los gatos”, dijo el niño.

En cuanto al felino rescatado de la alcantarilla, se supo gracias a Leal que este fue devuelto a su dueño sano y salvo. La criatura tenía poco tiempo de haber llegado a la ciudad, ya que se mudó con su humano desde una zona rural, pero ahora ha experimentado en carne propia los peligros de la calle. 

Daniel es un verdadero héroe y su ejemplo debe servir para crear consciencia entre los adultos. Comparte su historia y que su acto nos inspire a ayudar.