Un niño da un paseo en trineo y cerca de 20 caballitos miniatura no se quieren quedar atrás

Los animales son conocidos por su inocencia, ternura y también por sus travesuras, y es que muchos de ellos no pueden evitar la tentación de participar en todo tipo de juegos que se les ocurren. Pero lo que es poco común es que algunos se unan a las actividades humanas, lo que es motivo de risas cuando ocurre.

Esta tierna historia ocurrió en la granja White Tail Farm conocida por sus caballos miniatura

En este caso fueron unos caballos miniatura los que participaron en una de las escenas más tiernas y divertidas que se han visto, y todo esto ocurrió en el invierno, mientras la abuela Marlene estaba siendo visitada por su querido nieto.

Marlene vive en el estado americano de Maryland, y es dueña de la granja White Tail Farm, conocida principalmente por dos cosas: sus caballos miniaturas y la gran pendiente que se crea durante el invierno, época en la que la nieve cubre todo el terreno y parece la cola blanca de un vestido de novia.

El nieto de Marlene suele jugar con los caballos miniatura en la granja

Todos los años la familia aprovecha el increíble paisaje para disfrutar de los días de invierno haciendo todo tipo de actividades típicas de la temporada, tal y como hacer muñecos de nieve, o los siempre divertidos paseos en trineo, pues en un gran terreno como este deslizarse montaña abajo es toda una experiencia inolvidable.

Pero quienes realmente acaparan toda la atención son los caballos miniatura que habitan en la granja de la abuela, quienes normalmente pasan sus días corriendo todos juntos de un lado para otro, y aprovechando la visita del nieto de Marlene, decidieron volverse más creativos que de costumbre.

Ellos lo siguen a todos lados

Es así como la abuelita llevó a su nieto para que diera un divertido de paseo en el gran terreno de la granja, aprovechando la gigantesca nevada que había caído la noche anterior. En esto, cuando el niño subía caminando con su trineo en mano hasta lo más alto y bajaba a toda velocidad, atrajo a los caballos miniatura.

Para la segunda ronda ya todos los caballitos iban detrás del nieto de Marlene, tal y como si jugaran a seguir al líder, y así lo siguieron cuando bajó, acompañado de la caballería más tierna que trotaba a una velocidad increíble.

A toda velocidad se acercan al niño

WhiteTailMinis

Desde su silla, la abuela agarró rápidamente su teléfono y comenzó a grabar aquella inusual vista, y durante la grabación se puede escuchar la risa más sincera proveniente de la ancianita, quien está disfrutando de la vida como nunca.

Aquí puedes ver el vídeo que capturó la abuelita

Momentos como estos nos enseñan los más sinceros placeres de la vida. Marlene debe estar muy feliz de poder compartir estos maravillosos instantes junto a sus nietos y este recuerdo quedará enmarcado en su memoria para siempre.

¡Comparte esta historia con otras personas para que se contagien de la risa de esta alegre ancianita viendo a sus caballos miniatura!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!