Arriesga su vida para salvar a la perrita de su vecina a punto de precipitarse desde el piso 13

En ocasiones, nos sorprendemos al descubrir el enorme corazón de las personas que se cruzan cada día en nuestro camino. Un hombre demostró que la vida de un animalito inocente vale más que cualquier cosa y no dudó en arriesgar su vida para salvar al perrito de su vecino.

El vídeo fue grabado en la ciudad de Bogotá en Colombia.

Diego Andrés Dávila Jimenez se encontraba en su casa cuando comenzó a escuchar que la perrita de su vecino se encontraba desesperada. 

Se asomó por el balcón y descubrió la gravedad del asunto. La perrita se encontraba atrapada entre las barandas del balcón.

Lo único que la sostenían era sus patitas traseras y sus caderas pero la mayor parte de su cuerpo estaba inclinándose peligrosamente.

La perrita estaba en un piso número 13.

David acudió a la puerta de su vecino para informarle de la situación, pero no había nadie en casa. No sabía cuándo volvería y había que tomar acciones para poder salvar la vida de Luna. 

Así que acudió al apartamento que quedaba justo debajo de la casa de Luna. Desde allí intentó utilizar una escoba para empujar a la perrita hacia adentro pero no lo logró. Parecía que sólo había una opción.

Uno de los vecinos puso un colchón en el piso en caso de que ocurriera un terrible accidente.

Habría que acceder al balcón en el que estaba Luna desde afuera. Varias personas le advirtieron que era demasiado peligroso y su novia incluso le pidió que no lo hiciera. Una caída así podría haber acabado con su vida.

Sin embargo, David no podía quedarse de brazos cruzados al ver el enorme peligro bajo el que se encontraba Luna.

Sin pensarlo dos veces, el joven salió de la ventana y comenzó a trepar cuidadosamente hasta llegar a la perrita.

Desde allí pudo entrar al apartamento y la tomó con sus manos para empujarla y liberarla de las barandas. Luna se encontraba asustada, pero se mantuvo serena mientras la ayudaba, tras el rescate demostró estar agradecida.

“Cuando la tuve en mis manos y miré hacia abajo comencé a pensar mil cosas”.

En cuanto David logró ubicarse nuevamente sano y salvo en el interior del apartamento, todos los vecinos aplaudieron aliviados. Las cosas podrían haber salido muy mal pero la operación fue todo un éxito y tanto él como Luna se encuentran sanos y salvos.

“La dueña quedó muy aliviada. Realmente adora a su perrita”.

Una vez que la dueña de la perrita llegó y se enteró de lo que había sucedido comenzó a llorar. Realmente no había palabras para agradecer que alguien arriesgara su vida para salvar a Luna.

Celebramos que este rescate tuvo un final feliz, no te vayas sin compartirlo y advertir que debemos adoptar todas las medidas de seguridad posibles en casa para proteger a nuestras mascotas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!