Desesperado por que alguien lo adopte extiende su patita a cualquiera que pasa a su lado

Los animales de compañía y, en especial, los perros son seres que derrochan amor, empatía, complicidad y lealtad más que cualquier otro ser de nuestra propia especie. Esto, lo digo sin acritud, pero lo digo.

Por eso, ostentan un lugar especial en nuestras vidas y premian nuestra bondad y coherencia con el amor que nos brindan con servicio devoto e incondicional. No hay excusa que valga para rechazarlos, explotarlos o esclavizarlos. Deben ser respetados y recibir los cuidados necesarios que necesitan.

En un refugio de Alabama, Estados Unidos vive un peludo de cuatro patas que se ha convertido en el amigo predilecto y más cool de todos los visitantes humanos que le conocen.

Su nombre es Speck y, desde su perrera extiende sus pequeñas patas para chocarlas contra las manos de todo aquel que pasa por el frente de su casa en una especie de: ¡pásala bien, hermano!

Y es que este adorable animalito de dos años de edad es un divertido cachorro que adora la interacción con los humanos, pero desde hace casi 24 meses reside en la Sociedad Protectora de Animales del Condado de Bullock, concretamente desde el otoño de 2018, lo que aún no sabía era la extraordinaria sorpresa que le esperaba.

Speck solo quiere jugar y un hogar

Así es, pronto a este amistoso cuadrúpedo saltaría de emoción al enterarse de que pronto iría a un nuevo hogar en Nueva York, con una familia que lo espera ansiosa de darle el amor que se merece por lo que le reste de vida.

“Speck es lo que esperarías de un cachorro, sin embargo, él quiere ser el mejor amigo de su humano”, aseguró Desiray Wilder, la directora de la sociedad sobre la forma peculiar del perrito de saludar a las personas.

Esta escena del definitivo encuentro entre Speck y sus nuevos cuidadores, obviamente no pudo pasar desapercibida y fue captada en imágenes, mismas que inmediatamente se volvieron virales en las redes sociales con casi un total de 150 mil visitas y otros tantos cientos de veces compartidas.

“Mi corazón latía con fuerza el primer día de interactuar con él. Honestamente, mi familia no podía entender cómo o por qué un perro tan increíble había sido olvidado y pasado por alto en el refugio. En el momento en que extendió su pata hacia mí, luego a mi esposo y a mis hijas, supe que necesitaba mostrarle al mundo a este hermoso niño”, añadió Desiray.

Tal fue la simpatía que este fabuloso can produjo en las personas, que su humana Desiray se vio colmada de mensajes que preguntaban sobre el encantador y caballeroso animal, e incluso recibieron donaciones y regalos de todo tipo en el refugio, collares, comida para perros, etc…

El nuevo padre humano es un neoyorquino llamado Mike, quien es propietario de una granja de 26 acres, donde Speck tendrá la oportunidad de andar a sus anchas y jugar y saltar por donde mejor le parezca, además de saludar de pata a todos los nuevos amigos que se crucen en su camino.

También disfruta de los mimos de la pareja de Mike y de sus nuevos hermanitos

El encuentro con su papá humano estuvo lleno de alegría

Al pensar en un animal, muchas veces, olvidamos que tiene su propia manera de ver el mundo. La forma de entenderlo es completamente distinta a la nuestra y no por ello carecen de emociones o de sentimientos complejos. ¿No?

Speck mirando al horizonte como si no creyera que una nueva vida era posible

Sentir es algo indiscutible de todo lo vivo. Los animales sienten dolor, sienten hambre, sienten calor, pero también, y como vimos en esta historia son nuestros mejores amigos y esto los llena de alegría.

Comparte esta historia con tus seres queridos y no dejes de adoptar a un animalito y hacerlo feliz, él te lo agradecerá y te lo retribuirá exponencialmente.