Nunca habían visto una invasión tan masiva de estas criaturas rosadas en una playa sin humanos

La llegada inesperada del nuevo brote de coronavirus mantiene al menos a un tercio de la población mundial confinada en sus hogares. Esto ha sido aprovechado por los animales de distintas especies para salir a explorar e inclusive retomar el mundo que los humanos, con nuestra inconsciencia y egoísmo le hemos arrebatado.

Pumas caminando a placer por las calles desiertas, decenas de pavos reales dejando ver su arcoíris de plumas en plazas y parques, son solo algunos ejemplos de este nuevo e impresionante fenómeno.

Recientemente, miles de medusas rosadas llegaron a una conocida playa de Filipinas en un espectáculo que pareciera emular una aurora marina; algunos dicen que es producto de la pandemia y otros creen que se trata de un regalo de la naturaleza.

Nos deja sin palabras

Esto no sucede normalmente en esta playa desierta de la bahía de Corong-Corong, en las costas de Palawan, pero, lo cierto es que la hermosísima floración rosa de estos animales pareciera ser más bien un llamado a la tregua entre otras especies y los seres humanos. Un milagro inesperado.

Sheldon Rey Boco, un biólogo que se desplazaba en una embarcación el día 23 de marzo, fue la primera persona que se encontró con semejante escena, misma que captó e inmediatamente publicó en sus redes sociales y que fueron compartidas por el Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Filipinas.

El hecho ha desatado un sinfín de teorías sobre el verdadero origen del hecho. Se trata de una especie conocida como Clase Scyphozoa, y expertos aseguran que este estallido maravilloso de estos animales hacia las playas podría traer grandes beneficios ecológicos para este ecosistema, que tanta falta le hace.

Sin embargo, es un hecho cierto que toda moneda tiene dos caras y, por lo tanto, también podría traer problemas para los pescadores o para cualquiera que tenga contacto con el agua, ya que un simple roce con este tipo de animales puede ser mortal para el ser humano.

¡Es increíble!

“La presencia de estos animales ocurre anualmente tras ser arrastrados por las corrientes oceánicas, pero no se había visto este fenómeno con tal magnitud antes de la pandemia” aseguró el biólogo.

Y es que, claro, debido a la actividad humana en la zona resultaba muy poco común encontrar medusas gigantes flotando en la superficie del agua, pero hoy, en la playa de Corong Corong se pueden ver miles, colonias enteras de estas aguamalas, como también se les llama en otras latitudes.

“Definitivamente, las medusas no se ven afectadas por las restricciones del Covid-19”, bromeó Sheldon Rey Boco, el biólogo marino y autor de la publicación.

Al respecto, las autoridades locales explicaron que este fenómeno podría deberse a que la cuarentena impuesta en el área por la pandemia permite que comunidades enteras de medusas prosperen.

Además, expertos precisaron que, aunque la aparición de las medusas ocurre anualmente tras ser arrastradas por las corrientes oceánicas, esto nunca ocurre con tal magnitud. De todas maneras, sostienen que es necesaria una investigación experimental exhaustiva para sacar conclusiones.

Por su parte, hasta la fecha, Filipinas registra más de 2.600 casos de infección con el nuevo coronavirus y al menos 107 muertes, según los datos de la Universidad John Hopkins. Lo cierto es que aún nadie entiende la razón del insólito suceso y mientras tanto, teorías van y vienen, pero, todas ellas son mera especulación. ¿Tú que crees?

¡Es un suceso sin igual!

Comparte esta historia con tus seres queridos y amigos. Quizás, el fenómeno más importante es que nuestra manera de ver a la naturaleza está cambiando: las personas confinadas nos estamos dando cuenta de cuánto la extrañamos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!