Obligan a un cerdito que no paraba de gritar a lanzarse desde más de 60 metros para divertir

Actualmente, no hay ninguna ley en China que vele por los derechos de los animales. Esto resulta indignante, sobre todo cuando tienen lugar hechos tan terribles como lanzar a un cerdo en bungee y todo para hacer una publicidad. Un video del indignante “espectáculo” se dio a conocer a través de la red social Weibo, la cual funciona como un equivalente de Twitter en China.

El video fue grabado por el parque Meixin Red Wine Town.

Varios empleados del lugar subieron a un cerdo de 70 kilos por un ascensor. Como es de esperar, el pobre animal comienza a sentirse muy asustado en las alturas, así que a duras penas puede moverse. Sin embargo, nada detiene a estos hombres y atan sus patas para arrastrarlo hasta la cima de una alta torre. Además de esto, le ponen una capa azul y anuncian por todo lo alto la caída del pobre cerdito.

“El cerdo dorado hace Bungee”.

Lo sujetan a un arnés de seguridad y luego lo lanzan. Lo peor de todo es que se pueden escuchar las risas de varios testigos del lugar quienes no sienten ningún respeto ni compasión por todo el sufrimiento que está padeciendo el cerdo.

Mientras, es arrojado al aire y queda colgando, el animal profiere unos angustiantes chillidos. Es evidente que es una experiencia aterradora para él y que tanto estrés puede resultar terrible para su salud.

“Causar sufrimiento a un animal como truco publicitario es realmente vulgar”.

Evidentemente, el video causó mucha indignación en el mundo entero. Algunos aseguran que el cerdito quedó inconsciente después de ser forzado a saltar por la alta torre y que fue trasladado a un matadero. La dirección del parque se disculpó con los medios y explicó que todo había sido tan sólo para “entretener”.

“Aceptamos sus críticas y nos disculpamos. Cambiaremos la manera en que hacemos la publicidad del parque”.

Por desgracia, el daño está hecho y no se sabe con certeza el paradero de este animal inocente. Muchos especialistas han decidido alzar la voz para explicar lo terrible que esto puede resultar para un animal.

“Escuchar cómo chilla me rompe el corazón”.

Jason Baker, el vicepresidente de PETA, no puede comprender cómo hay gente capaz de reírse ante la injusta situación a la que fue forzado el cerdo.

“Esto es una experiencia que da miedo incluso a los humanos que dan su consentimiento. Que ataran sus patas y lo obligaran a lanzarse debió causarle un terror inimaginable y todo para causar risas”.

Defensores de los animales de todo el mundo nos encontramos alzando la voz y exigiendo que se tomen medidas en contra de los responsables de un acto tan brutal. Por desgracia, el sistema legal en China no ofrece ninguna protección a los animales.

Une tu voz y comparte esta nota para que nunca vuelva a suceder algo así. Este pobre cerdito no merecía ser expuesto a algo tan terrible.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!