Una pequeña osita rescatada aprende a vivir en la naturaleza al lado de su padre humano

Hay muchas especies que viven asechadas toda su vida por cazadores ambiciosos, ya sea para vender su piel y órganos, o traficar con ellos para venderlos como mascotas exóticas.

El egoísmo del hombre no conoce límites y no le importa destruir el ecosistema, o amenazar el bienestar de la naturaleza hasta reducir al mínimo la cantidad de animales que habitan el planeta. El siguiente acontecimiento es uno de muchos que ocurren a diario, por suerte, hay hombres con la labor de ayudar para hacer de la Tierra un lugar mejor para los seres vivos.

Atika es una hermosa osita del Sol con un triste pasado. Cuando era recién nacida, un cazador la robó de su hogar en el bosque de Camboya y la vendió a un aldeano. Estaba destinada a convertirse en una mascota, por suerte, la persona que la compró, sabía que esa no era la vida que un oso debía llevar y se dispuso a liberarla.

Fue así como el hombre llamó a los funcionarios de vida silvestre del lugar para pedir ayuda y muy pronto la fundación Free The Bears Fund estaba en camino.

La cachorrita apenas tenía unos meses, estaba tan desnutrida y asustada, pero iba a luchar por su vida

Cambodian sun bear cub 3 months after rescue

3 months on & little Cambodian rescue #204 has quadrupled her weight. She's a healthy, happy bundle of joy. Hope this brings a smile to your Sunday!https://freethebears.org/pages/bear-cub-rescue#donatetohelp #dogood #sunbearsunday

Publiée par Free the Bears sur Dimanche 24 juin 2018

“Tras el rescate de Atika, estábamos muy preocupados por su salud. Los cachorros de oso son extremadamente vulnerables a las infecciones y enfermedades. Ella estuvo bajo cuidado las 24 horas durante los primeros meses”, dijo el gerente de comunicación de la fundación.

Después de tres meses, la joven osita había crecido de manera impresionante. El principal cuidador de Atika, el Sr. Heng, la llevaba a pasear por el bosque con frecuencia para que no se perdiera importantes lecciones de la vida salvaje como trepar árboles.

“Ver a un cachorro tan pequeño e indefenso convertirse en un oso lleno de alegría, fuerte, enérgico e imponente es muy gratificante”, dijo su cuidador.

Los días seguían transcurriendo y al refugio llegó otra cachorra de oso rescatada, llamada Alicia, que le hizo compañía a la traviesa osita para ir a jugar al bosque y compartir su nuevo hogar.

“El área de cachorros cuenta con estructuras para escalar, hamacas y una pequeña piscina que les encanta. Este año se graduarán del lugar dos cachorros de 3 años de edad, serán lo suficientemente grandes para mudarse a un recinto forestal”, dijo Heng.

Free The Bears

Atika continúa creciendo a pasos agigantados y cada vez es más feliz, después de casi un año de haber sido rescatada de innumerables malos tratos. Si bien nunca podrá vivir en la naturaleza de manera independiente, debido a que fue sustraída de ella desde que era una indefensa bebé, no cabe duda de que está en el mejor lugar para ser feliz.

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos y condenemos la caza furtiva de animales. Todos los seres vivos tienen derecho a una vida digna y feliz, sobre todo cuando son tan solo unos bebés.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!