Oveja interrumpe el tránsito en una carretera para amamantar tranquilamente a sus crías

Como todos y cada uno de los mamíferos que habitamos este hermoso, y a veces tan denostado planeta azul, las ovejas necesitan de la lactancia materna para crecer y desarrollarse. Cosa que, tanto las madres como las crías tienen muy en claro y ambas harán lo que sea, como sea y donde sea con tal de cumplir con ese hermoso proceso natural.

En días recientes se difundió en las redes sociales un video que ha causado la simpatía de más de uno, en el cual se observa a un rebaño de ovejas, con su madre como principal protagonista, amamantándolos nada más y nada menos que en el medio de una transitada carretera.

Fue una joven conductora quien primero se encontró con la inusual escena de la oveja blanca deteniendo el tránsito junto a sus crías, y de inmediato, llena de asombro se dispuso a filmar a la tierna familia de lanudos para la posteridad.

Las crías solo quieren comer y mamá las consiente

El video no tardó en hacerse tendencia en redes sociales. La oveja, lejos de asustarse, se apropia de la cámara de la joven como toda una modelo, un fenómeno que se ha repetido y se repite por efecto de la ausencia de las personas por la cuarentena, hecho que ha permitido que los animales, anteriormente agazapados, tomen de nuevo las calles.

“¡Qué preciosa! Hasta la naturaleza da el ejemplo”, comentó una usuaria.

Pasados algunos minutos, un gran grupo de personas se unió a la joven para observar en primera fila el tierno ejemplo de amor filial entre la bovina y sus pequeños cachorros, haciendo comentarios acerca de la grandeza y la belleza de la vida que nos regala la Madre Naturaleza.

“¡Qué hermosos! Yo esperaría a que terminen de comer. ¡Es lo más tierno que he visto hoy!”, son algunos comentarios que se pueden leer en el tierno video.

Los animales tienen mucho que enseñarnos, porque el mundo que ellos viven cuenta con varias madres ejemplares, tales como esta blanca ovejita que vale la pena conocer y admirar; es más, nos atrevemos a decir que muchas veces son bastante más naturalizadas y protectoras que cualquier mamá humana.

Aunque la especie humana también cuenta con este instinto maternal, existe una gran diferencia con respecto a los animales.

En este caso, la cultura y las sociedades juegan un papel importante en la construcción de nuestro comportamiento y modifica nuestros instintos.

De cualquier forma, el instinto maternal transforma, y es de vital importancia en el desarrollo de la sensibilidad, lo que permite, no solo a los humanos, sino también a los animales responder ante las necesidades de las crías.

Comparte esta historia con tus amigos. Algunas hembras literalmente dan su vida por sus vástagos. Otras se alimentan mucho más de lo normal durante el tiempo que dura el proceso de gestación para poder amamantar y de esa manera insuflarle vida a sus crías. Son un ejemplo de sacrificio, abnegación y lucha digno de ser imitado.