Las ovejas valais Blacknose enamoran a todos por parecer tiernos animales de peluche

Existen miles de diferentes especies de animales en el mundo y cada una de ellas tendrá su virtud en particular pero en el caso de las ovejas suizas lo que primero que resalta es su belleza. Quienes la conocen no pueden pasar por alto lo tiernas y peluditas que son estas criaturas, cuyos rasgos asemejan a verdaderos peluches de felpa, pero ¡alto! Que son seres reales.

¿Acaso no son tiernas estas ovejas?ovejas

Cualquier niño soñaría con poder crecer al lado de una de estas criaturitas que son consideradas por muchos como los ovinos más hermosos del mundo.

Conocidas como ovejas valais Blacknose por su singular lana negra en la cara y orejas, son una especie originaria de Valais en Suiza y que se han esparcido a buena parte de Europa. 

 Estas pequeñas viven en los Alpes suizos y se alimentan del forraje silvestre.

Dado su aspecto físico son animales inconfundibles pero además de ello bastante adorables. Aunque vivan de manera silvestre no se les conoce por ser violentas, al contrario, son muy amistosas y algunos locales las tienen en sus casas como mascotas. Otros en cambio, se dedican a la crianza específica de estas bellezas.

Además del rostro, estas ovejas también tienen pintas negras en sus patas, rodillas y corvejones.

La raza ha sido exportada en la última década, especialmente hacia Reino Unido, Escocia y Nueva Zelanda. Como dato curioso cabe resaltar que la especie tiene un alto costo en el mercado, pero para quienes verdaderamente aman a los animales no ven en estas ternuras un negocio sino unos seres nobles y encantadores.

Se cree que estas ovejas existen en el planeta desde el 1.400.

Como sus demás parientes, las ovejas Blacknose tienen una lanuda protección que mantiene regulada su temperatura corporal y por eso durante los más fríos inviernos no representan ningún problema.

De hecho, lo natural es que se encuentren en ambientes con bajar temperaturas. Exponerlas a climas tropicales no solo las estresaría bastante, sino que alteraría su pelaje. 

Ellas prefieren mantenerse cómodas en sus hábitats.

En el caso de Nueva Zelanda, las primeras personas en introducir a este tipo de ovejas fueron Sally y Lindsay Strathdee, unos criadores ovinos de larga trayectoria familiar, que se enamoraron de las pequeñas después de descubrirlas por internet.

Aunque introducirlas en el país no fue tan sencillo para ellos, puesto que la ley se los prohibía.

No obstante estas personas encontraron un espacio no regulado por la ley, el cual les dejó abierta una gran posibilidad: la crianza de ovejas Blacknose a partir de inseminación artificial.

“Los implantamos en junio de 2017 y más tarde en octubre tuvimos los 16 corderos más hermosos del mundo, 9 hembras y 7 machos”, le comentaron.

Sin duda que el hombre está dispuesto a hacer de todo por alcanzar sus propósitos.

Estas ovejas tienden a pesar 70 a 90 kg y 80 a 130 kg, de acuerdo al género pues por lo general los machos crecen más. Pero quizás esta sea la única de las diferencias claras entre uno y otro, por lo demás son unas criaturas muy similares. 

Suelen ser animalitos muy familiares.

La gente ama tanto a estos pequeños que hay turistas que pagan fuerte cantidades de dinero por pasar una tarde con ellas. Al ser amistosas, estas ovejitas disfrutan de las caricias de los visitantes.

Aunque lo ideal es que sigan siempre así de bellas, enamorando a sus seguidores desde la distancia para que puedan crecer tranquilas en sus ambientes naturales. 


Todos sabemos lo hermosas que lucen y las ganas que dan de acariciarlas pero estas ovejitas merecen regalar su belleza sin presiones y como cualquier ser vivo lo mejor es siempre estar en sus ambientes naturales. En los Alpes ellas tienen la temperatura y alimentación necesaria para sobrevivir con tranquilidad y cuya única preocupación sea recorrer los campos. 

Disfrutemos de la naturaleza sin alterarla y dejemos vivir en paz a todos los seres maravillosos que habitan el planeta, entre ellos estas ovejas suizas.