Pareja de pequeños pingüinos están dispuestos a hacer lo que sea para entrar al carrito de sushi

Hace unos días una tierna pareja de pingüinos se sintió muy decepcionada al descubrir que todo el pescado fresco que encontraron, en realidad no era para ellos. La ubicación parecía perfecta para que este par pudiera disfrutar de una suculenta cena, después de todo, el pescado fresco se encontraba en un carrito de sushi.

El hecho sucedió cerca del puerto en Wellington, Nueva Zelanda.

La dulce pareja de pingüinos había cruzado una concurrida carretera  para llegar al nuevo territorio que inocentemente creían haber conquistado. Todo comenzó el sábado en la noche cuando un oficial de seguridad vio a uno de los pingüinos en la calle, como lo haría cualquier otra persona el hombre tomó al pingüino y lo llevó de regreso al agua.

Esto no fue un impedimento para detener a esta pareja “roba pescado”.

Al día siguiente, los pingüinos estaban de vuelta a la tienda, llamando la atención de los clientes que preguntaban a uno de sus propietarios, Long Ling, sobre esta tierna pareja. Ling ignoraba que tenía invitados especiales muy plumosos en su restaurante hasta que los comensales se lo hicieron saber.Después de todo la adorable pareja no era tan mala para los negocios.

El puerto de Wellintong alberga alrededor de 600 parejas de pingüinos.

A pesar de ser un buen número de aves pocas son las que se arriesgan a cruzar la calle. El sargento mayor Quentin Ward comenta que es muy raro tenerlos en la ciudad, pero lo que es más irónico aún es que terminen debajo de un carrito de sushi. Finalmente, Ling conoció a la dulce pareja por la que todos sus clientes preguntaban, los atrajo con un poco de salmón fresco. Cuando los tuvo en sus manos comenta que fue una increíble experiencia:

«Eran bastante pesados para su tamaño, como un peluche. Y eran desafiantes, no tímidos en absoluto”.

Para poder retirar a las aves de la tienda llamaron al Departamento de Conservación  y al personal del zoológico de Wellington, quienes en conjunto con la policía se hicieron responsable de ubicar a la pareja de pingüinos a su lugar de origen. Los revisaron para descartar algún tipo de lesión o signos de estrés pero la hermosa pareja estaba totalmente sana.

Los adorables pingüinos fueron trasladados a un sitio de anidación más apropiado en el puerto.

Sin embargo, las autoridades están preocupadas ya que su caja de anidación se ha encontrada vacía en dos ocasiones. Es posible que los pingüinos estén huyendo y quieran regresar a la tienda por el sushi que nuca tuvieron. Igual, el personal de la tienda esta alerta en caso de que regresen sus invitados estrellas.

Comparte la nota para que todos conozcan las aventuras de este par de pingüinos que no conoce limite si de ir tras comida se trata.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!