Pasó tanto tiempo encerrada en una jaula que se olvidó de caminar

Liszka es una perrita que tuvo que pasar los primeros años de su vida en terribles condiciones. Hoy en día su suerte es otra, pero muchos se preguntan de dónde logró sacar las fuerzas suficientes para sobrevivir.

Enlaces patrocinados

Su dueño la tenía encerrada en una pequeña jaula y jamás la dejaba salir de allí. La pobre tenía que hacer allí sus necesidades y debía dormir sobre los desperdicios. Finalmente, un vecino llamó a los rescatistas de OTOZ Animals.

Los rescatistas acudieron al lugar y quedaron con el corazón roto al ver la delicada situación de la Liszka. Al parecer, no era la primera vez que sus dueños enfrentaban cargos por tratos injustos a los animales.

“Ella estaba acostada sin más. Esperando perder la vida”, dijo uno de los rescatistas de OTOZ Animals.

El hombre se negaba a dejar a la perrita ir y la situación se tornó tan tensa que los rescatistas tuvieron que llamar a la policía. No resultó sencillo pero la hermosa perrita finalmente pudo salir de la jaula.

“El hombre estaba tan fuera de sí que no quería dejar ir a la perrita. Tuvimos que llamar a la policía”, dijo Sylwia Zajac de OTOZ Animals.

Enlaces patrocinados

Liszka temblaba de miedo cada vez que un humano se acercaba a ella. Era evidente que nunca le habían brindado un gesto de cariño y la pobre se encontraba muy confundida.

Cuando la peludita intentó dar sus primeros pasos, a los rescatistas se les rompió el corazón.

No recordaba cómo caminar y tenía los patitas tan afectadas que necesitaría de terapia y mucho trabajo para lograr hacer algo que debería resultar natural y alegre para todos los perritos.

Enlaces patrocinados

Después de semanas de dedicación y mucho trabajo, Liszka parece otra. Ha aprendido a confiar nuevamente en los humanos y se recuperó de sus contracturas musculares. La adorable peludita disfruta cada vez más de sus paseos y hasta corretear un poco.

Lo mejor de todo es que consiguió una familia definitiva. Sus días de la jaula son cosa del pasado y ahora podrá contar con la tranquilidad y el amor de una familia que la trata como a la más querida de la casa.

“¡Qué frustrante saber todo lo que tuvo que pasar esa perrita! Gracias al equipo de rescatistas que salvó su vida”, dijo un internauta.

Es indignante saber que hay personas dispuestas a hacerle tanto daño a un animalito inocente. Este caso es tan solo una prueba más del delicado trabajo que realizan los rescatistas. Debemos unir nuestra voz para exigir justicia y asegurarnos de que los responsables de tanto dolor paguen por el daño que hicieron.

Enlaces patrocinados

Todos los perritos merecen llevar una vida digna y feliz. Afortunadamente, Liszka ha dejado atrás la terrible vida de encierro a la que fue sometida. ¡Comparte!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!