Tras sufrir casi toda su vida en las calles ahora encuentra felicidad junto a muchos abuelitos

Toodles es un hermoso perro Poddle que solía vivir en la calle. Pasó la mayor parte de sus años viviendo cerca de una estación de gasolina y hacía sus mejores esfuerzos por mantenerse a salvo y buscar alimentos. 

Cuando ya era un anciano, este dulce peludo fue llevado al refugio de Servicios Animales en el Condado Dekalb.

Toodles fue rescatado de las calles de Atlanta en los Estados Unidos.

Debido a su avanzada edad, era muy poco probable que lograra conseguir una familia que lo adoptara, pero hubo una voluntaria que trabajó sin descanso para darle una nueva oportunidad. Karen Hirsh es la Directora de Relaciones Públicas en LifeLine Animal Project.

«Aprendí que todos los peludos sin hogar tienen a algún humano esperándolos, sólo hay que buscar bien».

Karen se encontraba investigando sobre diferentes opciones de hogares para ancianos en donde su padre lograra pasar cómodo y feliz los últimos años de su vida. Fue entonces cuando se dio cuenta de que en algunos de estos lugares permitían que los residentes tuviesen sus propias mascotas.

“Ojalá todos los hogares para ancianos adoptaran gatitos o perritos de edad avanzada. Todos necesitan amor incondicional”.

Durante sus investigaciones dio con el hogar Sunrise at Buckhead y de inmediato comprobó que era el lugar que había imaginado: estaban buscando un perrito para que le hiciera compañía a todos los ancianos.

Un detalle tan bonito como éste era una clara muestra de que realmente estaban interesados en el bienestar de todos sus residentes.

“Cada vez que los abuelitos ven a Toodles se les ilumina el rostro”.

Karen los contactó y los ayudó a lo largo de todo el proceso de adopción. Fue así como el hermoso Toodles llegó a vivir en Sunrise at Buckhead para poder compartir con muchas personas entre los residentes y el personal. Finalmente encontró la familia que tanto había buscado.

“Esto no hace más que traer beneficios para el lindo perrito y todos los ancianos”.

Toodles forjó una relación muy especial con todos, pero especialmente con Stacey con quien duerme. Entre todos los residentes se toman turnos para poder alimentarlo, pasearlo y darle todos los mimos que se merece. Es un perrito mayor así que no da demasiado trabajo y pasa las horas brindando amor.

¿Qué te parece esta bonita idea? Comparte esta nota para celebrar la nueva vida de Toodles y las sonrisas que ha regalado a todos los abuelitos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!