Patita adoptada se salva de morir gracias a una silla de ruedas y el amor de toda una escuela

Una patita discapacitada estuvo a punto de perder su vida, pero se le ha brindado una nueva esperanza gracias a la silla de ruedas hecha por una bondadosa mujer.

Su nombre es Jimmy, una mimada patita que vive en la escuela primaria CE de St Stephen de Willington, en el condado de Durham.

Este animalito es el consentido de los niños, quienes la mantienen llena de amor y están muy atentos a sus cuidados.

Pero ni todo el amor podría prever alguna enfermedad y, tristemente, fue atacada por una neumonía. Su estado de salud se quebrantó tanto que el veterinario consideró dormirla, debido a la grave condición que presentaba.

Jimmy estuvo realmente mal, pero pudo salir adelante y superar la enfermedad.


Sin embargo, el dramático episodio tuvo sus secuelas: la patita quedó con la pata derecha inmovilizada y su cuello torcido, después de recuperarse de la enfermedad.

“Jimmy es una luchadora. Le pusieron antibióticos y la sacó milagrosamente, pero se quedó con una mala cojera y un cuello torcido”, dijo Deborah, la gerente de negocios de la escuela.

Deborah Wilson se encargó de los cuidados del animalito durante más de dos semanas. Esta mujer llevaba a la patita de la escuela a un cuarto de descanso de su propia casa, donde procuraba darle los mejores cuidados para su recuperación.

Deborah fue como un ángel para Jimmy, por eso al ver la triste condición con la que quedó después de recuperarse no podía quedarse de brazos cruzados.


Esta generosa mujer puso todo su empeño y dedicación para crear una silla de ruedas perfecta para Jimmy. La patita había mejorado pero no podía caminar y al enterarse del caso de Merlín, un pato inválido al que le hicieron una silla de ruedas, decidió que era la forma perfecta para ayudar a Jimmy.

«Ella mejoró mucho pero estaba realmente luchando para caminar. La directora vio una historia sobre un pato en Estados Unidos que tenía una silla de ruedas hecha especialmente y logré copiar el diseño mirándolo”, dijo Deborah.

La mujer utilizó unas ruedas y un arnés para crear la silla y darle a Jimmy la posibilidad de caminar nuevamente. Ahora, esta patita está realmente feliz y se divierte con sus paseos diarios por el patio escolar.

«Pensar que casi fue desanimada es horrible, porque parece muy feliz ahora”, dijo Deborah.

Jimmy se ha hecho muy popular y no sólo entre los niños, sino entre toda la comunidad escolar. La Sra. Wilson se encargó de compartir algunas fotos suyas en la página de Facebook de la escuela y hasta los padres han estado al pendiente de la singular mascota.

El animalito llegó a la escuela en marzo, al ser adoptada junto a otros patitos pero ella supo destacar y ganarse el amor de los niños.

Metro

En principio todos creyeron que se trataba de un patito pero, después de su enfermedad, descubrieron que era una patita. Sin embargo, los estudiantes ya la habían apodado Jimmy. Más allá de esto, esta historia demuestra el gran corazón de esta comunidad escolar y Jimmy es afortunada por tener ese hogar.

Comparte esta nota y que el ejemplo de estas personas inspire a otros, que cada día sean más los que se animen a ayudar a un animalito en apuros.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!