Pequeña perrita de tres semanas pierde una de sus patas, pero nunca sus ganas de vivir

Resulta muy difícil creer que algunas personas que dicen llamarse seres humanos pueden actuar con tanta frialdad en contra de los animales, especialmente con nuestros amigos peludos, quienes solo saben derrochar amor y ser agradecidos.

Aunque el personal del Blue Pearl Animal Hospital en Clearwater, Florida, atienden con mucha frecuencia casos muy desgarradores, no habían visto un caso tan difícil con una perrita tan pequeño, tras recibir una llamada de Passion for Pits, una organización de rescate.

Se trataba de un pequeña Pit Bull de tres semanas de edad que necesitaba ser trasladada de inmediato para una cirugía.

Los veterinarios del Blue Pearl estaban muy preocupados con el estado de salud de esta cachorrita que tenía una pata gravemente infectada y rota.

La única opción que tenían los veterinarios para salvar su vida era la amputación de su pata. Pero el riesgo de que ella no soportara la anestesia era muy alto porque la pobre perrita pesaba menos de un kilo.

Pero, para sorpresa de todos, esta pequeña guerrera a quien llamaron Leena no solo superó con éxito la temida cirugía, sino que una semana después comenzó a caminar sobre sus tres patas.

Leena cautivó a muchas personas, pero se robó el corazón de una veterinario en particular, Kourtney Glaser, quien estuvo a cargo de la anestesia de esta pequeña durante la operación.

«Todo el estrés que me causó esta perrita me enamoró de ella».

Afortunadamente, Leena a sus cuatro semanas y después de perder una pata ya tiene un dulce hogar perfecto para ella.

Tanto Kourtney, como el resto del personal de Blue Pearl o Passion for Pits, desconocen la experiencia que vivió esta adorable e indefensa perrita, y quieren instar a los propietarios de alguna mascota a no dejarlas abandonadas en caso de no poder cuidarla.

Los animales son seres que padecen y sienten, y que al igual que los seres humanos tienen derecho a una vida digna y feliz.

Kourtney quiere recordar que la labor del centro no es señalar a nadie, simplemente están ahí para ayudar a los amigos peludos que lo necesitan.

Leena cumplió y superó la terapia de entrenamiento del perro con Go Team Tampa Bay. Su crecimiento ha sido satisfactorio.

Ella se encuentra en perfecto estado de salud y es muy feliz.

Leena es un ejemplo de perseverancia y amor a la vida. Con tan poca edad ella nunca se dio por vencida frente a la adversidad y el dolor.

Comparte la emotiva historia de esta perrita que inspiró a todos a luchar por su vida con su maravillosa y dulce mirada.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!