Pequeño roedor siempre corre hacia su amigo peludo gigante para tomar las siestas más acogedoras

Hay un sinfín de historias de nuestros amigos los animales que nos muestran el verdadero significado de amistad y solidaridad, y es que para ellos no importa el tamaño, color, raza, simplemente aman sin límites ni prejuicios.

En esta adorable historia son varios los protagonistas, pero Nuka, un hermoso cachorro es quien lleva a batuta.

Nicole Yates, la madre de Nuka, dijo que siempre ha sido un perro amigable, con una amabilidad extraordinaria, y las imágenes así lo demuestran.

Nuka fue criado en una casa llena de animales de distintas especies, y este pastor alemán negro siempre los ha amado sin importarle si son grandes o pequeños.

«Cuando era más joven, nuestro veterinario dijo que su madurez iba más allá de sus años porque en general siempre ha sido un can muy tranquilo y relajado», dijo Nicole.

Las encantadoras imágenes nos muestran cómo un pequeño roedor corre para resguardarse en el suave pelaje de Nuka para tomar las siestas más acogedoras.

«Le encantaba acurrucarse en el pelaje de Nuka», dijo Nicole.

Durante el mes de abril una tienda de mascotas de la localidad estaba buscando hogares de emergencia para sus animales debido al cierre por la crisis del COVID-19 y Nuka dio la bienvenida a Blue, un nuevo amigo.

«Hubo esta conexión clara e inmediata entre Blue y Nuka en comparación con mis otros roedores», dijo Nicole.

Blue es un tierno roedor gris y blanco que encontró el consuelo perfecto en Nuka, quien no puede estar más feliz de ayudar en medio de esta pandemia.

“¡Blue era quien parecía adorar más a Nuka! Si lo dejaba en el suelo correría a buscar a su amigo peludo”, dijo Nicole.

Cuando Nuka era un cachorro, Nicole lo entrenó para acostarse cada vez que entra a la habitación donde había un animal pequeño. Entonces, una vez que estuviera relajado su madre lo dejaría jugar con sus hermanos más pequeños.

A pesar de su tamaño, nunca le temen a su hermano mayor.

Para Blue esta crisis ha sido maravillosa, pues encontró el nido perfecto en el grueso y suave pelaje de Nuka.

«Blue es un roedor muy plácido que está realmente feliz de estar con Nuka y acostarse junto a él, acurrucado en su pelaje o en su vientre», dijo Nicole.

Si Nuka ve que Blue está dormido permanece inmóvil por temor a despertar a su pequeño amigo.

«A Nuka le gusta bañar a Blue con lamidas, que a Blue tampoco parece importarle», agregó Nicole.

Blue está tan cómodo con su gigante amigo canino que usa su cuerpo como un gimnasio de la jungla, es realmente encantador.

Este amigo peludo está encantado con la llegada de Blue. ¡Comparte esta adorable historia!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!