Perdió la vista, pero se asegura de la forma más adorable posible de que su familia está cerca

Perder la visión desafortunadamente es algo que no solo afecta a las personas, también a nuestros amados animalitos.

Los no videntes no pueden contemplar en primer plano el mundo exterior que nos rodea, pero esa misma limitación hace que tengan una increíble habilidad para desarrollar otros sentidos, sobre todo si se trata de saber quién está a su lado.

El adorable peludito tiene seis años.

Este adorable animalito llamado Jake, ha estado con su familia desde que tan solo era un cachorro, es un valiente peludito que desde hace dos años está completamente ciego después que se le desarrollara un glaucoma ocular.

Esta enfermedad afecta a nuestros peluditos de forma similar que a los seres humanos

Cuando el perrito aún lograba ver sabía exactamente donde estaba cada miembro de la familia, tal parece que ha hecho su propio mapa mental de la casa y ahora, se asegura que ellos siempre estén a su lado de la manera más tierna posible.

El glaucoma en perritos ocasiona la pérdida progresiva de la visión.

Para asegurarse que sus familiares estén cerca y justo en el lugar donde él se imagina camina lentamente y posa su cabeza sobre su regazo o piernas.

La familia de Jake asegura que este episodio lo puede realizar tantas veces al día como sea posible, incluso lo puede hacer cada cinco minutos, esta acción no molesta en absoluto a su padres humanos, ellos siempre son muy receptivos si se trata de demostrarle a su mascota el amor que le tienen.

El perrito finge que ya no sabe usar las escaleras solo para que sus dueños lo carguen si nota que están cerca. De lo contrario sí lo hace por sí mismo.

Su padre, Leo Fernández, comenta que el adorable Jake no solo pone la cabeza, en muchas ocasiones también da su pata en el aire esperando que alguien se la atrape para completar un saludo, donde estamos seguros terminara con las más tiernas caricias.

No importa en qué lugar de la casa este la familia, Jake siempre llegara incluso para invadir los espacios privados, para este perrito no existen límites, todo lo hace en nombre del amor.

Esta enfermedad muchas veces no presenta síntomas, por lo que es necesario estar pendiente en algún cambio de la conducta de nuestros perritos.

Solo algunas situaciones hacen que el perrito se vuelva un poco ansioso, no encontrar a su familia en un determinado tiempo o ruidos extraños. Sin embargo, son cosas con las que Jake valientemente ha luchado.

Por lo general, es un adorable peludito muy seguro que disfruta caminar, comer muchas golosinas, pero sobre todo, recibir amor de su familia, ese que le ofrecen de manera incondicional. Sin duda, un ejemplo a seguir.

No te vayas sin compartir esta maravillosa historia, recordemos que solo el amor puede ocupar algún vacío, y Jake sin duda, está rodeado del más puro amor.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!