Perrita fue dada en adopción a otra familia y su dueño lucha por recuperarla

Una perrita fue dada en adopción a otra familia dejando a su dueño devastado, lucha por recuperar a su amada mascota y el dramático caso conmueve a miles de personas.

Con tantos casos de malos tratos y abandono animal, no todos los días llega la noticia de dos familias peleándose por conservar un perrito. Sin embargo, en el caso de Nonnella su antiguo dueño está haciendo todo por recuperarla, después de que fuera a parar por error en brazos de otras personas que la adoptaron.

Walter Bocchetti ha demandado un refugio por dar en adopción a su mascota.

Resulta que el pasado 21 de septiembre la bella bull terrier llamada Nonnella escapó de casa cuando su humano, el chef Walter Bocchetti, se encontró en una entrevista de trabajo.

Por desgracia la peluda no llevaba consigo ninguna plaquita de identificación y menos un chip para facilitar su regreso a casa.

Todo eso desencadenó un gran malentendido que separó a la perrita de su dueño.

perrita

El italiano Bocchetti buscó a su compañera los días siguientes a su desaparición hasta enterarse todo el enredo que se había generado.

La criatura había sido encontrada por un director del Consejo de Haringey y reubicada a través de la organización benéfica All Dogs Matter.

Ellos pensaron que la perrita no tenía familia.

Ya que no tenía ninguna señal de su dueño, los rescatistas creyeron que se trataba de una callejera y se encargaron de darla en adopción. Curiosamente todo sucedió bastante rápido y para el 12 d octubre, Nonnella ya estaba en brazos de una nueva familia.

No todas las adopciones resultan tan rápidas como esta.

Cuando Bocchetti lo supo y empezó una batalla por recuperarla. Lastimosamente ni la nueva familia, ni la organización ha facilitado las cosas y esto ha provocado una gran polémica que ya está en los tribunales londinenses.

El hombre insiste en recuperar a su pequeña.

Staffie, como han llamado la nueva familia a Nennella, fue hallada el mismo día de su desaparición, mientras vagaba en una plataforma de tren en Tottenham.

La perrita estuvo un tiempo breve en el refugio y esto ha desatado el disgusto de Bocchetti.

El hombre de 39 años alega que la peluda es suya y cuenta con su título de propiedad legal. Además, denuncia que la autoridad local saltó un paso y transfirió Nennella antes de que pasaran los siete días que marca la ley para ubicar al posible dueño del can. 

Al descubrir la confusión, Bocchetti contactó con el refugio para recuperar a su perrita pero estos se han negado a darle cualquier información sobre la familia que la adoptó.

Ante todo esto el hombre pide justicia.

Ahora el chef se encuentra desesperado y buscó la asesoría de una abogada.

“El  señor Bocchetti  preguntó si los nuevos dueños podían devolverle la perrita, pero se negaron. Aceptamos la adopción sin tener idea de que esto se avecinaba ”, dijo Cathryn McGahey, abogada de Bocchetti.

La organización se negó a revelar información sobre los nuevos adoptantes pero un juzgado ordenó revelar la información a los abogados de la parte demandante, Sin embargo, el dato se encuentra secreto para Bocchetti.

El italiano lleva meses sin ver a su pequeña.

El caso ha desatado toda una campaña en redes sociales y el malestar de los usuarios ha llegado a diferentes amenazas contra la organización y la nueva familia de Nennella.

Los demandados han tomado a su favor las supuestas amenazas para dilatar el proceso.

Pese a que los adoptantes están enterados de la situación desde octubre del año pasado, se han negado a hablar con el italiano y alegan que la perrita está bien en el nuevo hogar.

Ira Moss, gerente general de All Dogs Matter, alega que: «sus amorosos nuevos dueños estarían desconsolados por perderla ahora».

¿Acaso nadie piensa en los sentimientos de Nennella?

Esperamos que la decisión final sea la mejor para esta perrita que, aunque ahora esté feliz en una nueva casa, seguro se emocionaría muchísimo de abrazar al hombre que la cuidó desde cachorra.

Es muy difícil que este dueño amoroso abandone la pelea por su mascota, a quien considera el centro de su mundo.

Los humanos podemos ser bastante conflictivos, solo esperamos que la justicia tome la mejor decisión.